Recreación

Ressence Type 3.

Ressence Type 3.

Es algo así como reinterpretar la esencia del movimiento del reloj. El belga Benoit Mintiens presentó su invención en la feria de Basilea de 2010. El Ressence tiene la esfera con las indicaciones horarias separadas, como los reguladores. Aunque lo más notable de su creación es el movimiento rotatorio del dial y las subesferas al compás de los minutos, aunque no hayan sido los primeros en proponer ese juego visual.

El modelo que llevan este año a Basilea añade la fecha y el día de la semana a las indicaciones horarias de las primeras versiones. Pero, sobre todo, lo que añade es poderío visual. La doble fila de indicaciones que forman los minutos y la fecha en la parte exterior de la esfera resultan impresionantes estéticamente. Además, la sensación de perfección se ve incrementada por la ausencia de corona para cambiar las indicaciones.

Ressence

Frontal, fondo y vista nocturna de la esfera con indicaciones luminiscentes.

Mide 44 milímetros de diámetro y 15 de grosor. Utiliza un mecanismo automático ETA 2824, y tanto la esfera como el fondo están recubiertos con cristal de zafiro. Es el fondo de zafiro el que hace las veces de corona, cambiando su posición para acceder a las diferentes funciones: dar cuerda, cambiar la fecha y poner el reloj en hora. Un sistema de engranajes gravitacional permite que el ajuste de la hora se desconecte simplemente invirtiendo el reloj.

type3-C2El precio gira en torno a los 15.000 euros.

Brilliant & Reasons

Imagen

Bell&Ross 01 Aviation Collection 2013: Climb, Airspeed y Heading Indicator.

Vender con argumentos. La mayoría de los relojes que fabrica Bell&Ross utilizan movimientos mecánicos automáticos corrientes, de base ETA. En ningún caso quiere esto decir que técnicamente sean relojes de poco mérito. Algunos de ellos son piezas complicadas. Pero su estrategia de producto basada en montar maquinarias normales les permite venderlos a precios razonables (entre 3.000 y 4.500 euros).

B&R

B&R 01 Altimeter, Horizon, Turn Coordinator, Compass y Red Radar.

Probablemente, lo que ha llevado al éxito a B&R es su capacidad para contar historias con sus productos. Aborda la relojería como si se tratara de una suerte de narración literaria o cinematográfica. El género aeronáutico es sin duda su principal filón argumental. El primer capítulo lo escribieron en 2005 con el lanzamiento del BR 01 Instrument, después llegaron el BR01 Compass (2010), el BR01 Radar (2011) y, en 2012, la Aviation Collection formada por el BR 01 Horizon, el Altimeter, y el Turn Coordinator.

Ahora presentan otro trío (BR 01 Climb, Airspeed y Heading Indicator) dentro de esta colección, en edición limitada a 999 unidades de cada modelo. En PuristSPro detallan cómo son los tres nuevos relojes que podrán verse en Basilea 2013.

Caja

También ofrecen una caja de coleccionista en edición limitada a 99 ejemplares que contiene los seis relojes de la Aviation Collection: BR 01 Horizon, Altimeter, Turn Coordinator, Heading Indicator, Airspeed y Climb.

B&R

Si bien Panerai es probablemente el mayor éxito del marketing relojero de todos los tiempos (convertir una fábrica de relojes para buzos militares en una de las marcas más deseadas de la relojería de lujo no es cualquier cosa), quienes probablemente más se han acercado a ese modelo de negocio con acierto han sido Bruno Belamich y Carlos A. Rosillo.

Al igual que Officine Panerai, Bell&Ross encarna un modelo de negocio digno de formar parte de los ejemplos que se enseñan en las escuelas del ramo. Todo lo han hecho bien. Su posición en el mercado partiendo de la nada así lo refrenda. Probablemente, han sido capaces de acertar en lo más complicado: diseñar relojes que seducen a muchas personas de cualquier condición y nacionalidad.

A estos no hay que explicarles nada sobre cuál es su ‘target’. Prácticamente no fallan una.

La reinterpretación presentada en Basilea del modelo de horas saltantes que en 2002 encargaron a Vincent Calabrese es subyugadora.

B&R WW1 Horas saltantes de oro rosa

Movimiento mecánico de cuerda automática. Hora saltante. Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘con motivos ‘Côtes de Genève’’.
Funciones: indicación de las horas en ventanilla a las 12; de los minutos, aguja central; y reserva de marcha a las 6 horas.
Caja: 42 mm de diámetro, de oro rosa de 18 quilates. Cristal de zafiro antirreflejos. Fondo de zafiro.
Hermeticidad: 100 m
Edición limitada a 50 unidades (25, la versión de platino).
Precio: 19.000 euros (29.000, la edición de platino).

Lo bordan.

Mikrorevolution

Mikros, de TAG Heuer.

Pura admiración técnica. Las empresas crecen cuando innovan. Innovan cuando permiten crecer a quienes forman parte de ellas, en la mayoría de las ocasiones porque, quienes forman parte de ellas, transforman la fe en sí mismos en ideas audaces.

Todo suena a calculada teoría de escuela de negocios. ¡Qué le vamos a hacer!

A simple vista, parece que eso es lo que ha pasado en TAG Heuer. Una empresa que durante años parecía que siempre caminaba sobre la misma baldosa (recuerden aquello de la maquinaria Seiko), pero que ahora ha decidido hacer honor a su nombre y fabricar relojes de vanguardia.

A quienes interese el asunto, recomiendo el artículo de Ernest Valls en el último número (39) de la revista MDT. A quien aprecie esta marca, le resultará gratificante visitar la web calibre11.com, todo TAG Heuer contado con precisión.

En esa página también puede verse el TAG Heuer Mikrotourbillon S.

TAG Heuer Mikrotourbillon S.

La precisión mecánica. Un anhelo noble, honrado. Quizá esté entre esos que hacen mejor a la Humanidad.

Así contaron la noticia en la pasada Feria de Basilea.

Seikos

Seikos.

Disculpen la urgencia y el tono. Se trata solo de compartir una imagen. Un desahogo estético que, una vez más, nace de la nostalgia. En ocasiones me siento incapaz de vigilar el fiordo. Lamento cualquier interrupción.

POD

Ikepod Horizon HHR90. Oro rojo.

Probablemente fiarlo todo a su magia no es suficiente, pero el diseño ha sido capaz de mantener a flote más de una empresa. Y es que lo de Marc Newson es una vaina. La empresa de relojes para la que diseña ha sufrido múltiples avatares desde que nació en 1994. Pero el australiano tira de chistera y siempre saca algún conejo efímero, sobrio y elegante que les levanta el ánimo.

Newson tiene la virtud de resultar elegante incluso cuando arma escándalo. La disposición de elementos, las tipografías, la colocación del logotipo, la arquitectura de las cajas, su clasicismo lleno de riesgos… Cosas de artistas.

Ikepod Horizon Jeff Koons.

Parece que en los últimos tiempos Ikepod ha optado por la exclusividad. Sus últimas referencias de relojes de pulsera se mueven entre los 10.500 euros del Horizon HHT20 y los 36.000 del Horizon HHP90. Entre ellas, brilla con luz propia el Horizon HHTJK, con su esfera ilustrada por Jeff Koons. La escultórica caja circular es de titanio y mide 44 mm de diámetro. Le da vida el calibre automático ETA 2892.

En la web de Newson se pueden encontrar el germen de los POD Watches, el Mystery Clock, el Hourglass o los frutos de su relación con Jaeger-LeCoultre, para quienes ha diseñado una versión del Atmos.

Mystery Clock. POD. 1989.

POD Watch. 1986.

The Hourglass. Ikepod. 2010.

Atmos 566. Jaeger-LeCoultre. 2010.

Un par de bolas

Probablemente, la antítesis de la elegancia sea la vulgaridad. En ocasiones, la línea que las separa es sutil: lo extravagante y sofisticado puede confundirse fácilmente con lo chabacano.

Hermès Pendulette Boule y Hermès Pendulette Boule Spirale.

Sin duda, Hermès (1837) es uno de los bastiones mundiales entre quienes entienden dónde está la diferencia. Su relación con la relojería viene de lejos, aunque en los últimos años se ha estrechado de manera notable. En 2003 inició su relación con Vaucher Manufacture Fleurier.

Vaucher es una de las manufacturas suizas más antiguas. Originaria de la localidad de Fleurier, fue fundada a mediados del siglo XVIII. La firma es una de las creadoras del sello de calidad Fleurier Quality Foundation.

En 2006, Hermès compró el 25% de sus acciones. Desde entonces su catálogo de relojes se ha enriquecido con modelos que son ejemplo de calidad técnica. El Arceau Temps Suspendu es un buen ejemplo.

La Montre Hermès ha seguido su política de adquisiciones. El pasado mes de octubre se hizo con el 32,5% del fabricante de cajas de relojes Joseph Erard Holding.

Maquinarias del Pendulette Boule y del Boule Spirale.

Sus dos bolas son relojes de sobremesa, pisapapeles de lujo que dan la hora gracias a maquinarias de primer nivel. Se dice que la línea de relojes ‘boule’ está inspirada en un viejo reloj que Emile-Maurice Hermès (1871-1951) tenía sobre la mesa de su despacho en el 24 de la calle Faubourg-Saint-Honoré, en París.

La caja del Pendulette Boule mide 65 mm de diámetro. Es de acero y su cristal esférico es mineral. La maquinaria es de cuerda manual. Horas, minutos y pequeños segundos a las seis. Agujas Breguet ‘pomme évidée’ y los números árabes característicos de Hermès que dibujan una fuga en espiral. Se vende por 3.950 euros.

El Pendulette Boule Spirale es una bola de cristal de 88 mm de diámetro fabricada en oro blanco que pesa más de un kilo (1.063 g). El cristal está formado por dos semiesferas de cristal óptico con efecto lupa. Vaucher Fleurier ha construido para este reloj un calibre de cuerda manual sin precedentes. El H1951 tiene cinco barriletes que le permiten una reserva de marcha de 200 horas. La espiral de su esfera también es de oro blanco. Lo único que sobresale de la esfera es un pulsador situado a las seis a través del que se accede al mecanismo de remonte y puesta en hora. ¿Su precio?

Por cierto, la casa del mensajero de los dioses también es accionista de Leica (en 2001 compró el 30% de las acciones).

X Fathoms

‘Mechanical depth gauge’ o indicador mecánico de profundidad. Ese es el reto técnico que Blancpain ha decidido enfrentar con su nuevo modelo submarino X Fathoms. El indicador mecánico mide la profundidad en función de la presión hidrostática.

La membrana del profundímetro se encuentra en el fondo del reloj.

Los indicadores mecánicos de profundidad no tiene la precisión de los sistemas electrónicos. Como suele ser norma en el mundo de la alta relojería, el reto de los fabricantes es alcanzar la máxima precisión con sistemas estrictamente mecánicos.

La membrana del medidor de profundidad del X Fathoms está fabricada en una aleación de ‘metal amorfo’ que, según Blancpain, es el material ideal para este fin por sus propiedades elásticas y por su resistencia a la deformación constante.

La marca de Le Brassus asegura que esta opción permite reducir el espesor de la membrana a la mitad en comparación con el acero y ganar en sensibilidad y precisión. También permite evitar el riesgo de formación de microfisuras, dada la estabilidad de la aleación. Sin embargo, confiesan que «la naturaleza no lineal de la deformación de la membrana tuvo que ser corregida. La ingeniosa solución a este problema vino dada por el dentado asimétrico del piñón y la cremallera que compensan la curva de deformación de la membrana. La calibración individual de cada X Fathoms garantiza la máxima precisión de los datos sobre la profundidad».

Indicadores y funciones del X Fathoms.

Blancpain sostiene que su precisión en la escala de 0-15 m es de ± 30 cm. Una precisión que también persigue su maquinaria automática equipada con tres barriletes que le aseguran una reserva de marcha de cinco días. El mecanismo de regulación de la marcha del reloj incluye espiral de silicio, material inalterable frente a las perturbaciones magnéticas.

Símbolo nuclear en la esfera del Fifty Fathoms de 2010.

El X Fathoms es resistente al agua hasta 300 metros. Cuenta con una válvula de descompresión de helio para buceo de saturación y su bisel giratorio unidireccional mantiene el estilo gráfico de hace 60 años. También rinde homenaje al modelo original de 1953 reproduciendo en el fondo el icono de NO RADIACIÓN, un guiño al pasado que Blancpain ya había hecho en la reedición de 2010 del modelo Fifty Fathoms.

Con este lanzamiento la marca del Grupo Swatch se une a IWC, Jaeger Le Coultre y Favre Leuba que en los últimos años han lanzado al mercado modelos con profundímetro mecánico.

IWC Deep One.

IWC Deep Two.

JLC Master Compressor.

Fabre Leuba Bathy V.2.

Panerai Submersible Depth Gauge (PAM 193).

Como hemos comentado, en términos de precisión, los profundímetros electrónicos son, en general, más eficaces que los mecánicos. Quizá por eso Panerai optó por integrar un profundímetro electrónico en un reloj mecánico. La firma del grupo Richemont ha comercializado dos versiones de su modelo con profundímetro electrónico, el PAM 193 y el 307. Se trata de un reloj sumergible hasta 120 metros. El PAM 307 es una edición limitada a 500 unidades que fue dedicada en 2008 a la expedición Pangea, del aventurero Mike Horn. Su esfera es azul y el tratamiento luminiscente de sus índices y manecillas es de Super-LumiNova (no radiactiva). En cambio, la esfera del PAM 193 es negra y sus índices están tratados con tritio, que es un isótopo radiactivo del hidrógeno.

No son estos los primeros relojes en la historia que incorporan esta complicación. Les precedieron varios modelos en la década de los 60 del pasado siglo. Cualquier interesado puede disfrutar de ellos en este interesante enlace de la Zona Abisal del Foro de Relojes.

No se ha desvelado el precio del X Fathoms de Blancpain. Como referencia, podemos recordar que el JLC Master Compressor Diving Pro Geographic cuesta unos 19.500 euros.

Blancpain X Fathoms.

Índices y manecillas luminiscentes.

Hebilla de doble clavija.

Brazas

Más allá del virtuosismo técnico, el X Fathoms de Blancpain tiene una presencia prodigiosa.

Blancpain X Fathoms.

Mide 55,65 mm de diámetro y 24 mm de grosor. La caja es de titanio con acabado satinado. Incluye dos medidores de profundidad mecánicos que ofrecen diferentes grados de precisión (de 0 a 90 metros y de 0 a 15 m), con un margen de error de 300 mm.

Blancpain asegura que su correa de caucho es la más compleja jamás concebida. Su estructura articulada en forma de alas se asemeja a la de una raya.

Utiliza un movimiento automático Blancpain 9918B (calibre 1315), con 5 días de reserva de marcha.

Esencial

«El diseño es la organización de materiales y procesos de la forma más productiva, en un sentido económico, con un equilibrado balance de todos los elementos necesarios para cumplir una función». Moholy-Nagy

Panerai Radiomir PAM 00373.

Dicen que cuando fuimos capaces de medir esa magnitud física que es el tiempo, nuestro cerebro cambió para siempre. El reloj nos empujó a organizar nuestras vidas en horas, días, meses y años con despótica precisión. Modificó nuestra manera de estar en el mundo. Ya no tiene remedio.

Del que se muestra junto a estas líneas han fabricado 199 unidades. Su caja de tipo Radiomir mide 47 mm de diámetro y es de platino. La maquinaria que mueve sus agujas de horas y minutos es el calibre Panerai P.3000, de cuerda manual, con tres días de reserva de marcha. El cristal es de Plexiglás, de 2,8 mm de grosor, y puede sumergirse hasta 100 metros de profundidad.

Fondo acristalado del PAM00373.

Detalle del 00373.

Se define como esencial aquello que constituye la naturaleza de las cosas. Desde ese punto de vista, este parece ser un reloj que se ajusta a dicha definición.

Flightmaster

Cualquier interesado en los relojes Omega debe visitar las páginas de Chuck Maddox en Internet. La información recogida en esta entrada sobre el Omega Flightmaster de la década de los setenta proviene fundamentalmente de sus trabajos.

El Flightmaster es uno de esos modelos que cuando era niño me hacía ir día tras día al escaparete de la relojería para quedarme embobado mirándolo durante un buen rato.

Omega Flightmaster (Ref. ST145.036).

 El Flightmaster es una variante del Speedmaster que Omega fabricó para aviadores desde 1969 hasta los primeros años de la década de los 70. La empresa de Bienne (Suiza) puso a la venta dos versiones de este modelo.

La referencia ST145.036 (calibre 911) monta el calibre de cuerda manual Omega 861, con la complicación de doble huso horario en el eje central de la esfera (en la imagen superior, la aguja de color azul). Esta función se controla con la corona situada a las diez. La corona colocada a las 8.30 horas mueve el bisel interior con escala sexagesimal. Los pulsadores del lado derecho controlan el cronógrafo de forma convencional.

Flightmaster 911 y 910.

El ST145.013 (calibre 910) también utiliza el calibre de cuerda manual 861, pero en la pequeña subesfera situada a la nueve, los segundos continuos se sustituyen por un dial de 24 horas con división día y noche (verde-negra).

Flightmaster calibre 911 con las agujas cronográficas amarillas.

Maquinaria de cuerda manual de un Flightmaster 911.

Este reloj comparte la caja con otros Omegas de la época como el Speedmaster Mark III. Sus dimensiones son 43 x 52 milímetros y 15 milímetros de grosor.

Del calibre 910 se fabricó una variante de oro macizo con la esfera de color claro. La cotización de esta versión se mueve entre los 17.000 y los 23.000 euros. Los de acero pueden comprarse por precios que van desde 1.800 a 3.200 euros.

Flightmaster calibre 910 de oro.

Fondo del Flighmaster de oro con el característico avión que todos llevan grabado.

Sin nombre

Hecho en Florencia.

La denominación Anonimo responde a una idea mercadotécnica: solo importa el producto; ni siquiera el nombre que tenga debe ensombrecer sus virtudes. Pero en nuestro mundo, hasta un producto sin nombre debe identificarse con una marca (una paradoja intencionada, muy ajustada al ingenio que los italianos tienen para vender sus productos).

La firma florentina se ha consolidado por el diseño y la calidad de fabricación de sus cajas. Utiliza maquinarias ETA y módulos Dubois Depraz para los cronógrafos.

En el nacimiento de la marca en 1997 participaron personas que habían estado vinculadas a Panerai hasta su venta al grupo Richemont (entonces Vendome) en 1993. Probablemente, esa experiencia ha hecho posible su supervivencia.

Anonimo Militare: Dual Time, Dual Time Drass Gold, Militare Crono, Militare Crono Drass, Militare Automatico y Militare Automatico Drass.

Los modelos de la línea Militare utilizan una caja de 43,4 milímetros con la corona o coronas (en el caso de los modelos con dos husos horarios) en el eje vertical, a las seis y a las doce. Muchos de ellos se venden con correas de cuero Kodiak, un tratamiento que permite que soporten inmersiones prolongadas sin deteriorarse. Los precios de las referencias con caja de acero se mueven entre los dos mil y los tres mil euros.

Anonimo no tiene detrás un grupo poderoso como es el caso de Panerai. Pero ya se sabe que el éxito es imprevisible incluso para quienes lo persiguen.

Anonimo Militare Vintage.

Waterproof marketing

En la feria de Basilea Porsche Design ha presentado la segunda versión del P’6780 Diver, su modelo para submarinistas y aficionados a la estética de este tipo de relojes. No incluye cambios importantes respecto a la versión de 2010. Las modificaciones son solo estéticas: la caja está recubierta de PVD y la esfera y las agujas tienen otra combinación cromática.

Porsche Design P’6780 Diver y Diver Black.

Cuando hace cerca de un siglo se popularizaron los relojes de pulsera, el siguiente reto fue poder llevarlos a cualquier sitio. También al fondo del mar. La hermeticidad era el desafío técnico. Fue Rolex quien en 1926 logró el primer reloj estanco con su hoy famosa caja Oyster.

El Porsche Design P’6780 Diver es fruto de un fracaso comercial. En 2005, Eterna (manufactura relojera adquirida por Porsche Design en 1995) lanzó al mercado el modelo Kon-tiki Concept Diver, un reloj sumergible hasta 1.000 metros, con maquinaria ETA 2892-A2, que destacaba por la originalidad de su caja abatible mediante una bisagra.

El Eterna Kon-tiki frente al Porsche Design.

El diseño de esta estructura tiene el propósito de bloquear la corona del reloj y así evitar que el tiempo restante de inmersión pueda ser alterado accidentalmente. Para acceder a la corona es necesario abatir la caja sobre el puente de titanio. Solo de esta forma se puede ajustar la hora y el bisel giratorio con el que se controla el tiempo de inmersión. Este ingenioso mecanismo también es determinante para que la hermeticidad sea tan grande (mil metros). El reloj estaba dedicado a la gesta náutica del aventurero noruego Thor Heyerdahl.

Las ventas no fueron las esperadas, por lo que las gentes del marketing de la casa pensaron que con un lavado de cara y el logotipo de Porsche Design en la esfera la cosa podía cambiar. Respecto al Eterna, el Porsche pierde el indicador de reserva de marcha y deja de ser un mecanismo oficialmente certificado como cronómetro (COSC). El Eterna Kon-tiki fue descatalogado y al Porsche le van mejor las cosas.

Porsche Design Ocean 2000.

El Ocean 2000 nació en 1983.

Ferdinand A. Porsche presentó su primer reloj de pulsera en 1972. Más tarde, en 1980, introdujo en el mercado el primer cronógrafo de titanio (Ref. 3700). El modelo de submarinismo Ocean 2000 se dio a conocer en el salón de Basilea de 1983. En esos años los relojes Porsche eran fabricados en colaboración con IWC. Ambas firmas mantuvieron una fructífera relación que terminó en 1997.

Fracciones

TAG Heuer cuida mucho su imagen de marca técnicamente vanguardista. Techniques d’Avant Garde (TAG) está unida a la firma relojera Heuer desde mediados de la década de los 80 del siglo pasado. El cronometraje es, desde hace casi un siglo, su seña de identidad más característica. En el último salón de Basilea han presentado el modelo Heuer Carrera Mikrograph, un cronógrafo mecánico que mide centésimas de segundo. Pero no viene solo.

Heuer Carrera Mikrograph 1/100ª y TAG Heuer Mikrotimer Flying 1000, que registra milésimas de segundo.

Le acompaña el cronógrafo TAG Heuer Mikrotimer Flying 1000, un reloj mecánico experimental que registra milésimas de segundo. El Carrera Mikrograph es un cronógrafo mecánico de pulsera con rueda de pilares integrada capaz de medir centésimas de segundo con su aguja central saltante. Combina dos escapes que vibran respectivamente a 28.800 (el del reloj) y 360.000 alternancias por hora (el del cronógrafo). El reloj tiene una reserva de marcha de 42 horas; la del cronógrafo es de 90 minutos. Se trata de una edición limitada a 150 piezas, que cuesta 37.000 euros.

Maquinarias de los dos cronógrafos Heuer vistas a través de sus fondos de cristal de zafiro. Ambos llevan dos escapes independientes.

El modelo experimental Mikrotimer Flying 1000 es el primer cronógrafo mecánico de pulsera del mundo capaz de medir e indicar la 1/1000ª de segundo. Su órgano regulador oscila a una velocidad de 3.600.000 alternancias por hora. Es una pieza única.

La precisión en la medición de la fracción de tiempo más pequeña forma parte del ADN de TAG Heuer. El Mikrograph de 1916 fue el primer artilugio mecánico de la historia capaz de medir centésimas de segundo. El Microtimer de cuarzo de 2002 medía milésimas de segundo. Un mecanismo que también lleva el reloj reversible (mecánico de cuerda manual por una cara y de cuarzo, por la otra) Monaco Sixty Nine. Con mecanismo de cuarzo, el mérito no es el mismo; pero es TAG Heuer quien no duda en comecializarlos.

Microtimer. Ref. CS111C. FT6003.

TAG Heuer Monaco Sixty Nine. Ref. CW9110.FC6177.

Al entrenador del Real Madrid José Mourinho se le ha visto con cierta frecuencia con estos dos últimos modelos en la muñeca.

Mou, con el Microtimer.

Mou, con el Monaco Sixty Nine.

Música celestial

Tampoco necesitan muchas palabras. Les basta con su sonido. Quizá la más admirable de las complicaciones relojeras sea la sonería. En la mayoría de los modelos contemporáneos que incluyen esta función, pequeños martillos golpean anillos metálicos afinados para, al ser golpeados y vibrar,  emitir sonidos de diferentes tonos.

Mecanismo de sonería del A. Lange & Söhne Zeitwerk Striking Time.

La complicación más frecuente entre las marcas es la llamada repetición de minutos (en inglés). Estos relojes, a voluntad de su dueño (mediante un gatillo o un pulsador), suenan al paso de las horas, los cuartos y los minutos. Suelen emitir sonidos graves en las horas, agudos en los minutos y una combinación de ambos en los cuartos. Normalmente llevan su propia cuerda con un barrilete diferente al del mecanismo del reloj.

Zeitwerk Striking Time.

Martillos del A. Lange & Söhne.

Las ferias de Ginebra y Basilea de este año han dado para mucho. A. Lange & Söhne presentó una versión con repetición de minutos de su modelo digital Zeitwerk. Fantásticos los martillos de la sonería visibles en la esfera: el de las horas a la izquierda y el de los minutos a la derecha.

Maquinaria del Patek Philippe 5208P. En la foto, los martillos de la sonería, entre la una y las dos.

De Basilea, el Patek Philippe presentado sin palabras en la entrada anterior. Repetición de minutos, calendario perpetuo y cronógrafo.

Ulysse Nardin Alejandro Magno Westminster Carillon Tourbillon Jaquemarts Minute Repeater.

También en Basilea, Ulysse Nardin presentó una nueva versión de su modelo con autómatas. El Alejandro Magno utiliza un carillón Westminster para la sonería. El Westminster tiene cuatro gongs, cada uno con un tono diferente: Mi-Do-Re-Sol. Las figuritas de los autómatas que se mueven al son del carillón están decoradas y acabadas a mano. Se trata de una edición limitada a cincuenta unidades en oro blanco y otras cincuenta en oro rojo.

El tránsfuga

Laurent Ferrier Galet Classic Tourbillon Double Spiral.

Laurent Ferrier trabajó durante 37 años en Patek Philippe. Cuando abandonó la casa ginebrina era uno de los más reputados relojeros de la manufactura. El año pasado fundó su propia marca. Su primer trabajo, el Galet Classic Tourbillon Double Spiral, fue distinguido en el Gran Premio de Relojería de Ginebra como el mejor reloj masculino de 2010.

El Galet Classic apuesta por la misma solución técnica que la firma H. Moser ha empezado a implantar en sus relojes: un movimiento con escape de doble espiral, como el Straumann de Moser.

Mecanismo del Galet.

Tourbillon del Galet.

Las dos espirales invertidas mejoran la precisión al contrarrestar la influencia negativa de la gravedad de la tierra gracias a su movimiento contrapuesto. Ferrier ha sido el primero que ha utilizado esta solución en un ‘tourbillon’. Un pleonasmo técnico en busca del equilibrio. El reloj es de cuerda manual y tiene una reserva de marcha de 80 horas.

El estilo guarda semejanza con el de los llamados cronómetros (enlace en inglés) de regulación: relojes que, por su precisión, eran usados para poner en hora las demás maquinarias cuando eran reparadas. También, desde luego, con los cronómetros de marina.

Galet de oro amarillo.

Cronómetro de marina.

En 2011, Ferrier ha presentado su segundo modelo: el Galet Secret Tourbillon Double Spiral. La variación de este reloj respecto al premiado el año pasado, radica en que su esfera se abre para dejar ver las fases lunares. Al pulsar el botón coaxial de la corona, se abre una cortinilla en un ángulo de 240 grados y deja ver una luna de aire realista. Dos cristales de zafiro opacos giran sobre el eje central para desvelar el secreto de esta nueva versión del Galet.

Galet Secret Tourbillon Double Spiral.

En el taller de Ferrier fabrican 20 relojes al año. Los precios se mueven en torno a los 180.000 euros. Es razonable pensar que Ferrier aprendió el gusto por lo discreto en casa de los Stern: en la manufactura de Plan-les-Ouates los torbellinos no se dejan a la vista.

Junghans Max Bill

Hablando de clásicos. Muchos, o la mayoría de los aficionados conocerán el Junghans diseñado en 1954 por Max Bill (1908-1994). Verdadero equilibrio entre clasicismo y vanguardia. Junghans sigue fabricándolo, con precios que van de los 500 (referencias sin cronógrafo) a los 1.500 euros (‘crono’ de acero).

Junghans Max Bill Chronoscope.

El arquitecto suizo diseñó varios relojes para la firma alemana a mediados de la década de los cincuenta. A propósito del 150 aniversario de la casa, se ha puesto a la venta una edición especial (Ref. 027/9100.00) de este modelo con cronógrafo (Valjoux 7750), con caja de oro de 18 quilates y el característico cristal de Plexiglass protegido por una capa de Sicralan.

Junghans Max Bill Ref. 027/9100.00

Wall Clock. Ref. 374/7000.00

Wall Clock. Ref. 374/7001.00

El modelo de pared está expuesto en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, donde también venden una versión del reloj de pulsera por 850 dólares.

Reloj de cocina con temporizador. Década de los cincuenta.

Tres clásicos, tres precios

Los relojes sencillos, de caja redonda y sin demasiada complejidad técnica se han puesto de moda. Desde finales de 2009, la preferencia de muchos compradores por modelos de diseño clásico ha ido en aumento. En este terreno, los grandes grupos relojeros lo tienen fácil. Simplemente, rescatan viejas glorias de las décadas de los cuarenta, cincuenta o sesenta del siglo pasado.

Otros como Patek, Vacheron o Rolex (creador de un clasicismo de estilo propio) nunca han dejado de comercializar ese tipo de productos.

Tres clásicos, tres grupos relojeros, tres precios.

IWC Portofino (Ref. IW510103).

El calibre 59210 proviene de un reloj de bolsillo.

Al Portofino de International Watch Company (grupo Richemont) se le puede aplicar ese tópico del mundo del vino que dice que con el tiempo siempre mejoran. La versión de cuerda manual (calibre 59210), con ocho días de reserva de marcha (con indicador en la esfera entre las ocho y las nueve), es sin duda un modelo de gama alta. Su caja redonda mide 45 milímetros de diámetro y, además del pequeño segundero a las seis, incluye una ventanilla para la fecha a las tres. Para disfrutar de esta versión de acero hay que desembolsar 8.300 euros. La colección IWC Portofino tiene cuatro referencias.

Zenith Captain (Ref. 03.2020.670/01.C498).

El nuevo consejero delegado de Zenith (grupo LVMH) Jean-Fréderic Dufour prometió una vuelta a las raíces de la marca y una política de precios presidida por el sentido común. La reedición en 2010 de la colección Captain con maquinarias automáticas Elite (Elite 670 en el caso de este modelo de segundos centrales y fecha a las seis) forma parte de esa estrategia. Su precio con caja de acero (Ø 40 mm) y correa de piel está en torno a los 3.200 euros. Zenith ha presentado en la feria de Basilea de este año tres nuevas referencias dentro de la familia Captain: un modelo con fecha grande y fases de la luna (4.700 euros con caja de acero), otro con indicación de reserva de marcha (4.000 euros), y un modelo con doble huso horario, que se fabrica solo en acero.

Tissot Visodate 1957 (Ref. T019.430.16.031.01).

Tissot (Grupo Swatch) tiene en su catálogo relojes de todos los estilos. Entre los de corte clásico, el Visodate 1957 es un modelo mecánico de remonte automático (maquinaria ETA 2836-2), con reserva de marcha de 42 horas e indicación de horas, minutos, segundos, día y fecha. El primer Visodate fue lanzado en 1953 para celebrar el centenario de la marca. En Basilea 2010 presentaron esta reedición que, con caja de acero (Ø 40 mm), cuesta unos 380 euros.

Entre dientes y espirales

No sé si tiene usted algún implante en su dentadura. Si así fuera, probablemente el tornillo que sujeta su pieza dental guarde una estrecha relación con el reloj que lleva en la muñeca.

El vínculo entre ambos es cosa de una compañía suiza especializada en aleaciones metálicas. En 1931, el doctor en ingeniería Reinhard Straumann fabricó la primera espiral de Nivarox para el escape de un reloj. En su laboratorio de Waldenburgo (Suiza) acertó a crear una novedosa aleación de acero con altas proporciones de cobalto y níquel, que resultó perfecta para evitar las variaciones en la marcha de los relojes provocadas por los cambios de temperatura o los campos magnéticos.

Reinhard Straumann.

Espiral de Nivarox.

Nivarox es el acrónimo en alemán de los términos ‘nicht variable oxydfest’ esto es, inalterable e inoxidable. Las espirales fabricadas con esta aleación son resistentes al desgaste, tienen un magnetismo muy bajo, no sufren oxidación y tienen un bajo coeficiente de dilatación térmica. Son muchas las maquinarias que hoy en día siguen montando escapes con espirales Nivarox.

Desde su relanzamiento a principios de siglo, la firma suiza H. Moser & Cie trata de distinguirse en el mercado por su clasicismo y por mejorar las soluciones de la relojería tradicional. En el reciente Salón de Basilea ha presentado una nueva versión de su modelo Perpetual 1 con el escape Straumann de doble espiral.

Escape de doble espiral Straumann, fabricado por Precision Engineering, AG para H. Moser & Cie.

Calibre HMC 324.

El escape Straumann es fácilmente intercambiable.

La empresa Precision Engineering, AG elabora para Moser este singular módulo de escape, caracterizado por incorporar dos espirales Nivarox (ajustadas una sobre la otra) para aumentar la precisión del órgano regulador: cada espiral está fijada de forma opuesta al puente del volante, lo cual anula prácticamente el desplazamiento de sus centros de gravedad a lo largo de las oscilaciones del volante y, por tanto, mejora la regularidad.

H. Moser & Cie Perpetual Double Hairspring.

Perpetual 1 oro rojo.

Perpetual 1 Golden Edition.

H. Moser & Cie proyecta que en el futuro todas sus referencias incorporen el escape Straumann de doble espiral. El Perpetual presentado en Basilea es el modelo más complicado de la gama que comercializa Moser. En cualquier caso, todas sus referencias son un homenaje a la relojería clásica. Los precios van de 7.500 a 30.000 euros, aproximadamente.

Monard Date.

Mayu.

Henry Double Hairspring.

Perpetual Moon.

Por cierto, Straumann es hoy una de las empresas líderes mundiales en la fabricación de materiales odontológicos. Aleaciones patentadas por la empresa suiza como Roxolid o SLActive reinan en el mercado mundial de los implantes dentales.

Implante y herramienta.

Breguet & Carolina Murat

«Carolina es muy hábil y muy capaz; se ha formado mucho en los acontecimientos que le ha tocado vivir. Había en ella solidez, mucho carácter, y una ambición desordenada». Este es el juicio del emperador sobre una de sus hermanas menores, Carolina.

Carolina Murat, reina de Nápoles (1782-1839).

Joaquín Murat, mariscal de Napoleón (1767-1815).

Napoleón Bonaparte (1769-1821).

María Annunziata Carolina Bonaparte contrajo matrimonio con Joaquín Murat, general del ejército de Napoleón, en 1800. Murat fue quien reprimió sin piedad la revuelta popular antifrancesa del Dos de Mayo de 1808 en Madrid: ordenó los fusilamientos de La Moncloa. Entonces se postuló como rey de España, pero Napoleón prefirió entregar el trono español a su hermano José Bonaparte. Napoleón nombró a Murat rey de Nápoles con el nombre de Joaquín I Napoleón el 15 de julio de 1808.

La hermana menor de Napoleón reinó en Nápoles con su marido, el rey Joaquín Murat, entre 1808 y 1815. La relación que Carolina mantuvo con el relojero Abraham Louis Breguet en aquellos años dio origen al primer reloj diseñado para lucirse en la muñeca. Lo encargó en 1810, lo pagó en 1811 y recibió esta revolucionaria creación en 1812: un reloj repetidor ultraplano, de forma rectangular, equipado con termómetro y montado en una correa de pelo entrelazado con hebras de oro. La reina de Nápoles compró a Breguet 34 relojes de sobremesa y de pulsera entre 1808 y 1814.

Breguet Reina de Nápoles de acero (Ref. 8967ST/58/986).

La marca del Grupo Swatch presentó recientemente la primera versión fabricada en acero de su modelo femenino por antonomasia. Su tamaño es algo mayor que el de sus hermanos de gama: 43,75 x 35,50 mm frente a los 36,50 x 28,45 mm de la mayoría. Sus formas y detalles conservan la belleza de los demás: la caja ovalada, el canto acanalado, la corona a las cuatro, y el asa de forma esférica a las seis en punto. La esfera de esta referencia es de nácar y su mecanismo es de cuerda automática, con 38 horas de reserva de marcha (calibre 591C). El precio de venta al público supera los 11.000 euros.

De momento, hay en el catálogo de Breguet 14 reinas de Nápoles, prodigios de orfebrería y de mecánica. Estos son algunos de ellos:

Fantástico Panerai Wristwatch Photo

El arte de fotografiar relojes. Así se resume la intención de Martin Wilmsen al poner marcha su blog. Vale la pena detenerse en el trabajo de este aficionado a la fotografía y a la marca Panerai.

Notables las imágenes de las versiones que del Panerai Luminor histórico muestra en una de las entradas de su bitácora. Les dejo algunas de las que allí se pueden disfrutar.

Panerai Luminor Marina Militare 6152/1. Década de 1950.

Panerai Luminor Marina Militare 6152/1. Década de 1950.

Panerai Luminor 1950 PAM00372. Edición limitada a 3.000 ejemplares, novedad de 2011.

DIEZ Y DIEZ

La revista que publica la malagueña Editorial Suiza de Relojería ha puesto a la venta su ‘Anuario 2010’ (10 euros), una recopilación de las novedades del año, muchas de ellas presentadas en las ferias de Ginebra y Basilea. El número termina con nueve entrevistas a otros tantos responsables de empresas relojeras: Baume & Mercier, Jaeger-LeCoultre, Ball Watch, Oris, Breitling, Dior, Vacheron Constantin, Zenith y Maximilian Büsser.

Contiene revelaciones interesantes como la de Jean-Frédéric Dufour, consejero delegado de Zenith, quien asevera que está reconstruyendo la marca, para lo que su primer paso ha sido “hacer una limpia exhaustiva de las referencias existentes en la colección, en la cual se acumulaban más de 800 modelos”. Los ha dejado en cien. Las crisis siempre dejan cadáveres en el camino, pero también suelen arrasar con el prestigio y hasta la dignidad de sus víctimas. Es inevitable interpretar cierto desprecio al trabajo de Thierry Nataf en las palabras de Dufour.

Entre los modelos que destaca el anuario están estos tres:

Dior Chiffré Rouge A03. 1.500 €

Jean Richard Aquascope. 5.230 €

Porsche Design P'6780 Diver. 7.000 €

Nadal, a 17.225 € / g

Detalle del RM 027 Nadal.

Ése es el cálculo de a cuánto sale cada gramo del reloj que Richard Mille ha dedicado a Rafa Nadal. Un despliegue tecnológico propio de la marca que se resume en estos datos:

Richard Mille RM 027 Tourbillon ‘Nadal’

  1. Calibre RM 027: movimiento de cuerda manual con ‘tourbillon’, que indica horas y minutos.
  2. Reseva de marcha: 48 horas
  3. Tamaño: 48 mm x 39,70 mm x 11,85 mm
  4. Peso del calibre: 3,83 g
  5. Peso del reloj sin la correa: ± 13 g
  6. Peso del reloj con la correa: ± 20 g
  7. Precio (sin IVA): 344.500 euros

Mille manufactura relojes poco comunes. El movimiento está fabricado en una aleación de titanio y un tipo de aluminio llamado LITAL®, que está compuesto por aluminio con un alto porcentaje de litio, además de cobre, magnesio y zirconio.  Materiales utilizados en aviones, helicópteros y en Fórmula 1.

El resto de las características técnicas del reloj no dejan de producir estupefacción: espiral de inercia variable, cuerda de carga rápida (6 horas por cada giro de la corona), tornillos de titanio de grado 5 que permiten un control de máxima precisión cuando son apretados…

Richard Mille ya había fabricado con éxito relojes muy ligeros. El modelo RM 006, con caja de titanio, pesaba 42 gramos sin correa; y el RM 009, construido en una aleación llamada ALUSIC, tan solo 29.

RM 006

RM 009

Dejando a un lado los modelos de plástico, el peso habitual de un reloj suele estar en torno a los 80-140 gramos. Los fabricados en titanio son sin duda más livianos, como el Breitling Aeroespace que pesa 38 gramos (su caja mide 42 milímetros de diámetro).

Pronto subirá el IVA, así que hay que darse prisa porque se trata de una edición limitada a 50 unidades.

Rafa aprecia las cosas bellas.

RM 027

Pendulum

TAG Heuer presenta en el Salón de Basilea su reloj experimental Grand Carrera Pendulum. Como de costumbre, su funcionamiento lo explica con singular claridad Jordic en los foros de Cronomundi.

Se trata del primer movimiento mecánico (no utiliza componentes electrónicos) sin muelle en forma de espiral. En los relojes mecánicos, el órgano regulador (escape de áncora) incluye un muelle en forma de espiral que, unido a un volante, oscila alternativamente en una frecuencia determinada para garantizar el isocronismo. Debe oscilar con precisión (fracciones de tiempo idénticas) y de forma estable.

La invención de TAG Heuer recibe su nombre del reloj de péndulo creado por Huygens en 1657. Fue Christiaan Huygens quién inventó la espiral en ese año, inspirándose en Galileo. Desde entonces, el órgano regulador de todos los relojes mecánicos se ha basado en un sistema de torsión compuesto por volante y espiral. El muelle espiral, una cinta enroscada de fina aleación metálica, proporciona el par de fuerza necesario para que el volante oscile y regule su frecuencia.

Escape de áncora del Pendulum, en el que el muelle en forma de espiral que hace posibles las oscilaciones isocrónicas ha sido sustituido por un campo magnético generado por cuatro imanes.

El Pendulum Concept reemplaza la espiral por un campo magnético formado por cuatro imanes que generan las oscilaciones del volante. Los ingenieros de TAG aseguran que «no hay pérdida de amplitud y la frecuencia del movimiento puede modularse en un espectro muy extenso sin sobrecargar el suministro de energía. El resultado es un aumento significativo de la precisión (división del tiempo) y del rendimiento (exactitud y estabilidad de la frecuencia)».

La frecuencia de oscilación es de 43.200 alternancias / hora
(6 herzios), sólo alcanzada antes en un reloj mecánico por Audemars Piguet en su calibre 2908 con escape Audemars Piguet.

Maquinaria del Jules Audemars con escape AP.

Tudor vs Rolex

Hans Wilsdorf.

Durante no pocos años los relojes fabricados por Tudor han parecido copias de los modelos de Rolex, clones carentes de personalidad propia. Esta era la intención de Hans Wilsdorf cuando creó la marca en 1946: «Llevaba muchos años estudiando la idea de fabricar relojes que nuestros concesionarios pudieran vender a un precio un poco más bajo que el de nuestros Rolex, pero alcanzando los mismos niveles de confianza».

Modelos Tudor de finales del siglo pasado.

Probablemente el plagio no formaba parte de la idea original. En los últimos tres años la estrategia de aprovechamiento intensivo de los conceptos de Rolex ha cambiado. Tudor ha empezado a comercializar modelos con estilo propio. Su patrocinio de la Copa Porsche puede entenderse como una declaración de principios sobre el tipo de relojes que quieren fabricar.

Tudor Hydronaut.

Tudor Grantour.

Tudor Iconaut.

Tudor Heritage, novedad en Basilea.

Estilo deportivo con reminiscencias retro, en cierta manera, clásicas. Tipografías originales para los números de los biseles y precios que cumplen la promesa hecha por Wilsdorf hace más de sesenta años: entre 1.100 y 3.500 euros.

La fórmula es utilizar mecanismos automáticos fabricados por ETA (Grupo Swatch). El 7753 Valjoux, para los cronógrafos; ETA 7754 Valjoux, para los cronos con doble huso horario; ETA 2824, para los automáticos con fecha; ETA 2834, para los modelos femeninos; y, ETA 2892, para los automáticos con función GMT.

Maradona, embajador

Ah, el marketing… ¡esa alquimia de los tiempos modernos!
Esta vez la palabra que encaja con la historia ha corrido peor suerte: prescriptor no es un término recogido en el diccionario de la Academia. Ya saben, esa persona que recomienda un producto sin tener capacidad para decidir la compra. Muchas empresas contratan famosos para tratar de convencer a los consumidores de que vale la pena comprar lo que venden. El anhelo de parecerse a ellos hace el resto.

Tiger Woods, con un TAG Heuer.

IWC GST Jan Ullrich (Ref. 3715).

El ciclista alemán Jan Ullrich.

En ocasiones el personaje elegido para favorecer la imagen del producto termina perjudicándola. La vida da muchas vueltas…
A veces los caminos mejor trazados se tuercen. Cualquiera puede entenderlo.

Hublot Big Bang Maradona (Ref. HUB1146).

Diego Armando, con el reloj en la muñeca.

Escoger el más tortuoso como punto de partida es un riesgo que Jean-Claude Biver habrá calculado.

Positioning

La Academia Española ha admitido como parte de nuestro idioma la palabra posicionamiento (y el verbo posicionar). Es un término muy popular en la jerga del marketing y la publicidad, que se ha infiltrado con éxito en el habla común. Connota la existencia de una estrategia urdida hábilmente para lograr un propósito. Algo propio de personas inteligentes. En mercadotecnia, no hay producto que se precie que no tenga un buen posicionamiento.

Los días de Fabian Krone al frente de A. Lange & Söhne tocaron a su fin el pasado septiembre cuando el entonces consejero delegado de la marca alemana mantuvo su desacuerdo con los responsables del grupo Richemont sobre cuál debía ser la estrategia de futuro de la manufactura. “Strategic differences of opinion”, dice textualmente el comunicado de la destitución de Krone. Cuestión de posicionamiento.

Jérôme Lambert.

Fabian Krone.

En el número de marzo-abril de la revista Relojes & Estilográficas su directora Paloma Recio entrevista al nuevo consejero delegado de Lange & Söhne, Jérôme Lambert, que también lo es de Jaeger-LeCoultre. Lambert sostiene en la entrevista que Lange “debe ser reposicionada”.

«Incluso si eres diferente debes intentar hacer negocio. Aunque se trata de una marca de nicho, de volumen pequeño, con un producto muy exclusivo y de gran valor técnico, Lange & Söhne debe ser inteligible, comprensible y apreciable por el público, y debe seducir con sus relojes a los puntos de venta.»

En Richemont creen que no lo estaba haciendo. Desde su renacimiento en 1994 (en el año 2000 pasa a formar parte del grupo Richemont), Lange & Söhne ha logrado el prodigio de parecer que siempre estuvo ahí, que nunca dejó de fabricar relojes que pueden codearse sin complejos con los modelos de Patek Philippe y Vacheron Constantin.

Pero la crisis exige nuevos planteamientos. Las ventas han experimentado un importante descenso en 2008 y 2009 -sobre todo en Estados Unidos y Asia-, descalabro que no ha sufrido un competidor natural como Patek.

Lange & Söhne Referenzuhr.

Lange & Söhne Tourbograph Pour la Mérite.

Saxonia Calendrier Annuel.

Demasiados ‘fabricantes de nicho’ en los últimos tiempos. El mercado de los relojes exclusivos está saturado. No basta con estar entre los mejores. Se impone la necesidad de llamar la atención. La estrategia consiste en ofertar el número suficiente de novedades al año para que los aficionados y coleccionistas se vean sorprendidos y seducidos por el ingenio de los relojeros.

La marca asegura que la política de precios no va a cambiar (modelos a partir de 12.500 euros). El nuevo posicionamiento se resume en estar todo el día en la palestra. El pasado Salón de Ginebra fue el comienzo de la era Lambert en Lange: el 80% de las piezas que se presentaron (como las tres de arriba) eran nuevas.

Invenit et Fecit

François-Paul Journe.

François-Paul Journe es uno de los relojeros más laureados de la reciente historia de este oficio. Es quizá el más agasajado en los Grandes Premios de la Relojería de Ginebra (2003, 2004, 2005, 2006 y 2008). Su autoridad y su influencia pueden calificarse de indiscutibles.

En unas declaraciones a Pierre Maillard, en la edición en español de Europa Star, desvela su manera de ver la relojería.

«Si los grandes relojeros del pasado hubieran conocido el cuarzo, ¿lo hubieran utilizado? Naturalmente que hubieran usado el cuarzo ya que su objetivo supremo era la cronometría. La única diferencia sería que lo hubieran hecho con el cuidado de un relojero. Esto es lo que intento hacer: trabajar con cuarzo a la manera relojera, con extremo cuidado y aplicando innovaciones técnicas.»

Es interesante escuchar a quienes son capaces de dejar los prejuicios en el lugar en el que deben estar.

FPJ Centigraphe, centésimas de segundo mecánicas.

Maquinaria del Chronomètre Souverain.

El analema

Officine Panerai y Audemars Piguet presentaron en el pasado salón de Ginebra (SIHH) sendos relojes con la complicación conocida como ecuación del tiempo. El modelo de Panerai estrena un calibre fabricado íntegramente en la casa, el P.2005/G; mientras que Audemars recurre a su patrimonio relojero y coloca por primera vez en la caja de un Royal Oak el calibre 2120/2808. No son relojes comparables. El Panerai es una pieza para coleccionistas, con una producción limitada a 30 unidades, que combina la ecuación del tiempo con un regulador tourbillon, lo que coloca su precio por encima de los 150.000 euros, tres veces más que el Royal Oak.

Panerai Luminor 1950 Tourbillon GMT Equation of Time (PAM 000365).
Caja de titanio de 50 milímetros de diámetro, sumergible hasta 100 metros (de oro rosa bajo pedido). Movimiento mecánico de cuerda manual. Horas, minutos y segundero, en subesfera a las nueve; mes del año, en subesfera a las tres; fecha, en ventanilla a las tres; ecuación del tiempo, en indicador lineal a las seis; hora de la salida del sol, en el borde inferior izquierdo de la esfera; hora de la puesta de sol, en el borde inferior derecho. Reverso: indicador de la reserva de marcha (4 días) y mapa astronómico. El mecanismo de salida y puesta de sol y el mapa astronómico se ajusta al lugar de la Tierra que elija el cliente.

Luminor 1950 Equation of Time.

Fondo: mapa astronómico de la ciudad del comprador, reserva de marcha y regulador tourbillon.

Audemars Piguet Royal Oak Equation of Time (Ref. 26603 ST).
Caja de acero o de oro rosa de 42 milímetros de diámetro y 10,45 de grosor. Movimiento mecánico de cuerda automática. Horas y minutos. Calendario perpetuo: fecha (subesfera a las seis), día de la semana (también a las seis), mes (a las doce) y año bisiesto (en un pequeño semicírculo, también a las doce). Fases de la luna (dentro de la subesfera de los meses) de una precisión tal, que sólo se desvía un día cada 122 años y 42 días. Ecuación del tiempo, en la parte exterior de la esfera, entre las cuatro y las diez. Hora de la salida del sol, en subesfera a las nueve y de la puesta de sol, a las tres. Reserva de marcha de 40 horas. El reloj se vende con el mecanismo de salida y puesta de sol ajustado a la situación de 250 ciudades o al lugar que elija el cliente.

Royal Oak Equation of Time.

Reverso del Royal Oak de oro rosa.

Calibre 2120/2808.

La Ecuación del Tiempo tiene dos causas. La primera es que el plano del Ecuador de la Tierra está inclinado con respecto al plano de su órbita alrededor del Sol. La segunda es que la órbita de la Tierra alrededor del Sol es una elipse y no una circunferencia.
El total de estos dos efectos da la ecuación del tiempo, que se define formalmente como la diferencia entre la hora de los relojes y la hora solar aparente. Su resultado es cero el 16 de abril, 15 de junio, 1 de septiembre, y 25 de diciembre, y tiene máximos y mínimos cerca del 12 de febrero, 15 de mayo, 27 de julio, y 4 de noviembre. Si dibujamos un gráfico con la declinación del Sol frente a la ecuación del tiempo para cada día del año, obtenemos el analema. En astronomía, el analema es la curva que describe la posición del Sol en el cielo si todos los días del año se lo observa a la misma hora del día (tiempo civil) y desde el mismo lugar de observación. El analema forma una curva que suele ser, aproximadamente, una forma de ocho o leminiscata.
En este PDF está calculada la ecuación para todo el año: TablaEcuacionTiempoAnual

Fortis & VW

Son dos marcas por las que siento predilección personal. Volkswagen y la empresa relojera Fortis vuelven a colaborar en el diseño de un reloj. El modelo se llama Spaceleader y ha sido dibujado por el departamento de diseño de VW.

Fortis Spaceleader

Fortis y VW ya colaboraron en 1972

Logotipo del premio de diseño

El Spaceleader ha sido premiado con la distinción IF Product Design 2010. Este instituto, con sede en Hannover (Alemania), reconoce la excelencia de los diseños industriales desde 1953.
El Spaceleader lleva en su interior el mecanismo automático con cronógrafo Valjoux 7750, uno de los más extendidos entre los relojes modernos. Incluye, fecha, día de la semana, subesfera de segundos horarios a las nueve y cronógrafo con contador de doce horas a las seis y de treinta minutos a las doce. Es sumergible hasta 100 metros de profundidad y su caja de acero tiene un diámetro de 43 milímetros. Resultan muy atractivos los enormes pulsadores del crono. Se trata de una edición limitada a 2.012 unidades.

Así diseña Volkswagen:

VW Golf R

Aguas procelosas

Hublot King Power Alinghi

Audemars Piguet Royal Oak Offshore Team Alinghi

Bertarelli cambió de socio, y Biver, cumpliendo lo acordado, presentó el pasado día 18 el nuevo reloj dedicado al barco defensor de la Copa América. Hublot ha cogido el testigo de Audemars Piguet en el patrocinio del velero suizo que intentará mantener el título en la 33.ª edición de esta competición náutica, que empieza el 8 de febrero. La firma de Le Brassus quizá se cansó de poner dinero, quizá resulta demasiado caro en tiempos de crisis. Mientras duró la colaboración, Audemars fabricó cuatro modelos masculinos y tres femeninos dedicados al reto del Alinghi, todos en ediciones limitadas. Los de Nyon estrenan el primero, que guarda muchas similitudes con la cuarta y última entrega de Audemars, pero arriesgan menos en el número de unidades fabricadas.

Hublot King Power Alinghi. Caja de cerámica negra de 48 mm de diámetro, estanco hasta 100 metros. Movimiento cronógrafo esqueleto mecánico de cuerda automática, puentes de carbono, calibre HUB4400. Fecha en ventanilla entre las cuatro y las cinco. Reserva de marcha de 42 horas. Edición limitada a 333 ejemplares.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore Team Alinghi. Caja de carbono forjado, oro rosa o platino de 44 mm de diámetro, sumergible hasta 100 metros. Movimiento automático calibre 2329/2846. Cronógrafo flyback, con cuentra atrás para la salida de las regatas. Fecha. Reserva de marcha de 40 horas. Edición limitada: caja de carbono forjado, 1.300 unidades; oro rosa, 600; y platino, 107.

Éstos son los demás Alinghi de Audemars Piguet con maquinaria mecánica:
1. City of  Sails. Ø 40 mm. Cronógrafo automático. Edición de 1.500 unidades (50 de platino, 200 de oro rosa y 1.250 de acero).
2. Conmmemorative Edition 2003. Caja de titanio Ø 42 mm. Bisel de platino. Reserva de marcha, GMT y calendario (fecha analógica). Edición de 1.000 unidades.
3. Polaris. Caja de acero Ø 44 mm. Cronógrafo flyback automático. Edición de 2.000 ejemplares.
4. Lady Chronograph. Caja de acero Ø 40 mm. Bisel con diamantes engastados. Cronógrafo automático. Edición de 320 unidades.

1. Alinghi City of Sails

2. Alinghi 2003

3. Alinghi Polaris

4. Alinghi Lady Chrono

Éstos, los dos con mecanismo de cuarzo:
1. Sertie. Caja de acero Ø 33 mm. Bisel engastado con diamantes. Mecanismo de cuarzo.
2. Logo. Caja de acero Ø 33 mm. Maquinaria de cuarzo. Dos versiones: blanco y con correa roja con ‘tapicería’ de logotipos en la esfera. Ambas limitadas a 500 ejemplares.

1. Alinghi Sertie

2. Alinghi Logo

2. Alinghi Logo

Fuente: Kronos Club

23.631.498 €

Quienes entienden observan signos de recuperación en la economía mundial. Los grupos relojeros hablan con optimismo de lo que les espera en 2010. Pero si hay un colectivo para el que la crisis parece no existir, ése es el de los coleccionistas. 23.631.498 euros es lo que recaudaron en las subastas de relojes que Antiquorum, Christie’s y Sotheby’s organizaron en noviembre y diciembre del año pasado. Antiquorum celebró dos subastas, con una recaudación total de 14.890.199 euros; Christie’s, una, en la que se pujó hasta los 5.265.141 euros; y Sotheby’s, otra, que llegó a los 3.476.158 euros. (No está incluida la de Bonhams del 2 de diciembre, en Londres). Éstas son algunas de las piezas que esos días cambiaron de manos en Antiquorum.

Antiquorum. Ginebra, 14-15 de noviembre de 2009

Patek Philippe Calibre 89

Patek Philippe Calibre 89. Colección Matsuda.
Lote 364. Vendido por 3.481.240 €
Gracias a este precio se convirtió en el reloj más caro vendido en 2009. Del Calibre 89 se fabricaron cuatro unidades: en oro amarillo (la subastada), oro rosa, oro blanco y platino. La manufactura ginebrina conmemoró con ellas el 150 aniversario de su fundación, en 1989. Incluye 33 complicaciones. El de oro amarillo fue el primero de los cuatro que se manufacturó y ya fue vendido, junto a sus tres hermanos, en la subasta que organizó Antiquorum el 9 de abril de 1989. El lote 301 fue adquirido entonces por una familia real. La colección se dispersó a principios de este siglo. El reloj fue comprado por el coleccionista japonés Yoshiho Matsuda.

Antiquorum. Nueva York, 9 de diciembre de 2009

1. Patek Philippe Ref. 3974

2. Rolex Submariner Ref. 1665

3. Rolex DeepSea Pro-Hunter Ref. 116660

1. Patek Philippe Ref. 3974. N.º 1906099.
Lote 402. Vendido por 856.617 €
Fabricado en 1999 y vendido el 29 de junio de 2000. Caja de platino (Ø 36 mm, grosor 12 mm), automático, repetición de minutos (sonería), calendario perpetuo con indicación de año bisiesto, 24 horas y fases de la luna. Incluye tres esferas intercambiables: negra, blanca y dorada. Esta referencia dejó de fabricarse en 1999. Antiquorum cree que sólo se produjeron 11 unidades de las que, probablemente, ésta sea la única que se vendió con el juego de tres esferas.

2. Rolex Submariner 2000 Sea-Dweller. Ref. 1665. N.º 4196549.
Lote 375. Vendido por 116.000 €
Fabricado en 1972. Submariner sumergible hasta 610 metros de profundidad (2.000 pies). Caja (Ø 40 mm, grosor 17 mm) y brazalete de acero. Mecanismo automático calibre 1570. Lleva válvula de escape de helio (a las nueve), corona con cierre Triplock y fecha. En la esfera aparece la leyenda «Sea-Dweller Submariner 2000», serigrafiada en color rojo (Double Red). En el reverso de la caja se puede leer esta leyenda: «Rolex Patent, Oyster, Gas Escape valve, Patrice Chemin – Physalie VI – 24 Mai 1972». Patrice Chemin participó junto a Robert Gauret en el proyecto Physalie VI, en el que ambos buzos de la empresa COMEX lograron permanecer durante 80 minutos a una profundidad (simulada) de 2.001 pies. El experimento se llevó a término con éxito en Marsella entre el 16 de mayo y el 2 de junio de 1972.

3. Rolex DeepSea Pro-Hunter. Ref. 116660.
Lote 362. Vendido por 24.050
Fabricado en 2008. Deepsea Sea Dweller sumergible hasta 3.900 metros. Calibre automático 3135. Edición limitada a 100 unidades. La caja (Ø 43 mm, grosor 18 mm) y el brazalete de acero están recubiertos de PVD. Fue diseñado por el vendedor londinense de Rolex antiguos Kamal Choraria. Es también un Double Red.

Fall off the chair

Ajuste de cuello de cisne de la raqueta del volante de un Lange 1.

«Get your watch serviced and fall off the chair». Así describe su estado de ánimo el periodista singapurense Chuang Peck Ming (del diario ‘Business Times’) después de escuchar lo que le iba a costar el servicio de mantenimiento de su Lange 1. Lo publicó en el periódico. Cuatro mil cien dólares (2.920 euros) por la revisión periódica prescrita para mantener el reloj en buen estado.

El coste de un servicio de mantenimiento de un reloj de gama alta está en torno al 12-13% de su valor de compra. Lo aconsejable es revisarlo cada dos, tres o, a lo sumo, cuatro años. Para las empresas relojeras y para los minoristas es una parte del negocio que crece en importancia. En los últimos diez años se han vendido más relojes de calidad que nunca. Todas las grandes firmas han puesto en marcha centros de mantenimiento en España. Pero son las propias marcas las que trabajan en el desarrollo de relojes sin mantenimiento.

Tener que vender el coche para comprar gasolina nunca ha sido una solución inteligente.

Fuente: Watching Horology

¿Te sientes culpable?

En la Grecia arcaica se dictaron leyes para limitar la ostentación. El derroche de riquezas, la exhibición del lujo fue una de las causas frecuentes de desórdenes sociales, esas convulsiones que empujaron a muchas polis griegas de los siglos VII y VI a la tiranía. Legisladores como Dracón o Solón son ejemplo de la lucha civilizadora contra el lujo desmedido. Han pasado 2.600 años y la ostentación de la propiedad privada sigue siendo motivo de controversia.

Tienda de relojes Tourneau, en Nueva York.

La multinacional Synovate concluyó en diciembre un estudio de mercado sobre la percepción que se tiene del lujo en 11 países. Preguntaron a 8.100 personas residentes en zonas urbanas de lugares tan diversos como la India y Holanda o los Emiratos Árabes y España. El 32% de los encuestados confesó que comprar artículos de lujo les hacía sentirse culpables. Culpables de gastar dinero en algo que no necesitan (el 50% de los encuestados en Gran Bretaña); culpables de no mostrarse austeros ante los demás en estos momentos de crisis (sobre todo, en EE. UU.). El lujo sigue originando tensiones morales y sociales, aunque no en todas las sociedades por igual (en la India, Brasil y Holanda son ajenos a este sentimiento más del 70% de los interrogados).

Muchas de estas marcas también venden relojes con su logotipo.

Exhibicionismo. Cuando compras un artículo de lujo, ¿prefieres que lleve el logotipo de la marca en un lugar visible o que no se vea? El 47% de los encuestados cree imprescindible poder lucir el logotipo, frente al 34% que se inclina por lo contrario (el 18% no contesta). En esta cuestión, las dirferencias por países son tan abultadas como previsibles. Los reyes del logo al aire son los indios (79%), los hongkoneses (68%) y los ciudadanos de los Emiratos Árabes (58%). En el otro extremo se sitúan los brasileños (51%), los franceses (47%) y los británicos (46%).

Coches y relojes, ¿inseparables?

Si tuvieras dinero de sobra, ¿qué te comprarías? ¡Un coche! Es el objeto de deseo del 31% de los encuestados; pero no sólo eso, las siguientes posesiones más deseadas logran motivar a tan sólo el 11% de los participantes en el estudio. Además, se produce un triple empate a once entre las joyas, la ropa de diseño y lo que la gente de Synovate llama great gadget, o sea, un artículo caro que pueda considerarse un gran capricho. Los relojes de lujo son el deseo estrella en los Emiratos Árabes Unidos (15%) y en Hong Kong (13%).

Jobs’ day

Steve Jobs.

Jobs volverá a cambiar el mundo.
La Red hierve por conocer el nuevo invento. Hoy se presenta en San Francisco la tablet de Apple. Un iPhone del tamaño de un folio, un híbrido entre un pequeño portátil tipo netbook y el teléfono de la marca de Cupertino. Quienes lo conocen lo describen así: pantalla táctil, con todas las funciones del sistema operativo del iPhone (con la posibilidad de desarrollar apps), pero del tamaño de un ebook, con la mejora de lectura que ello supone. Conectividad y versatilidad. Una herramienta informática que probablemente conquiste terrenos tan diversos como el del ocio personal, la educación y el trabajo.

El sector relojero se ha rendido a los encantos del iPhone. Los usuarios de este teléfono coinciden en gran medida con el perfil de los compradores de relojes de gama alta. Son muchas las marcas que ya tienen su app para este móvil: Rolex, Piaget, Jaeger-LeCoultre, Glycine, Perrelet, Lange & Söhne, Bell & Ross, Breitling…

Breitling

Bell & Ross

Glycine

Lange & Söhne

Parece probable que este aparato informático llegará a jugar un papel relevante en muchos ámbitos de nuestras vidas. Un artilugio similar ya ha sido presentado por la Fondation de la Haute Horlogerie: el Watch@Tablet.

Watch@Tablet, herramienta de trabajo para las marcas y los minoristas.

Porsche Compass

El mejor matrimonio entre el mundo del automóvil y el de la relojería ha sido quizá el que consumaron Ferdinand Porsche (Porsche Design) e IWC a finales de la década de los 70. En 1978, International Watch Company había sido comprada por la empresa VDO, dedicada a la fabricación de componentes electromecánicos para la industria automovilística (que, a su vez, fue adquirida por la multinacional Mannesman). Los nuevos dueños de IWC, Lange & Söhne y Jaeger-LeCoultre apostaron fuerte por las ideas de Porsche. Fruto de esa unión vio la luz el primer reloj de pulsera fabricado en titanio o el codiciado Ocean 2000.

Pero de la decena de modelos que llevaron ambas marcas serigrafiadas en la esfera hay uno que destaca por su singularidad: el IWC Porsche Design Compass. Una brújula debajo de un reloj de pulsera, a la que se accede abriendo una bisagra. Su caja de aluminio mide 39 milímetros de diámetro y 13 de grosor. Su maquinaria es automática calibre IWC 375 (ETA 2892). Además de la brújula convencional, tiene indicación de horas, minutos, segundos centrales y calendario de ventanilla, a las tres. Se comercializaron versiones con dos movimientos, uno de los cuales añadía información de las fases de la luna, a las doce. En la Red se pueden comprar modelos usados caros y algo más baratos.

IWC Porsche Design Compass. Ref. 3510

IWC Porsche Design Compass. Ref. 3551

Apertura de bisagra.

La brújula.

Perfil.

Una brújula en un reloj… La irrupción de la electrónica puede llevar a pensar que la idea no tiene deamasiado mérito. Pero es un argumento de venta que, salvando las distancias, todavía funciona muy bien en el mercado. Algunos ejemplos:

Linde Werdelin. The One, junto a The Rock.

Garmin Forerunner 310XT.

Suunto Vector.

Tissot TTouch.

International Watch Company

1. Portugués Repetición de Minutos. Ref. IW544901

2. Portugués Calendario Perpetuo. Ref. IW502121

3. Portugués Tourbillon Rétrograde. Ref. IW504401

Tres ejemplos de lo que IWC presenta estos días en el SIHH.

  1. Repetición de Minutos. La variación más significativa respecto a la versión anterior es que la subesfera de los segundos se traslada de las nueve a las seis. Sonería para las horas, los cuartos y los minutos. Utiliza el calibre 98950.  Caja: Ø 44 mm, grosor 14 mm. Se fabricarán 500 unidades de cada una de las versiones de platino y oro rojo.
  2. Calendario Perpetuo. La novedad es sólo cromática. Presentan una versión de oro blanco con esfera azul ‘medianoche’ y otra de oro rojo con la esfera negra. Mantiene el calibre 51614 de cuerda automática, con 7 días de reserva de marcha. Caja: Ø 44,2 mm, grosor 15,5 mm.
  3. Tourbillon Mystère Rétrograde. El nuevo modelo prescinde del segundero pequeño a las nueve y lo reemplaza por un calendario retrógrado situado entre las seis y las nueve (requiere ajuste manual en los meses de menos de 31 días). Elimina también el cerco metálico que rodeaba el tourbillon, que sigue presidiendo la esfera a las doce en punto. Caja: Ø 44,2 mm, grosor 15,5 mm. Los ejemplares con caja de platino están limitados a 250; con la de oro rojo, a 500.

Pocas novedades, pero extraordinaria belleza, tanto en los nuevos modelos como en las versiones a las que sustituyen o complementan:

Repetición de Minutos. Ref. IW524204

Calendario Perpetuo. Ref. IW502119

Tourbillon Mystère. Ref. IW504207

Flecha, arrow, flèche

Daniel Jean Richard Acqua Scope 30ATM

Puntas de flecha. Muchas marcas han usado este diseño para rematar las agujas de las horas o los minutos. Muchas más, para la indicación de segundo huso horario o del calendario. Aparentemente es la mejor forma de señalar con precisión, pero los resultados estéticos no siempre son afortunados. Omega y el grupo Sowind (Daniel Jean Richard y Girard-Perregaux) las utilizan en algunos de sus modelos. Este es el caso del nuevo Jean Richard Acqua Scope, recién presentado en Ginebra.

Omega Railmaster

Omega Ranchero

Omega Planet Ocean

Omega Speedmaster 1957

Porsche Design Chronograph Rattrapante

Universal Geneve Aero-Compax

Jaeger Le Coultre Master Compressor Diving Pro

Girard-Perregaux Sea Hawk

Jean Richard MV Augusta Brutale

Jean Richard Acqua Scope

Bvlgari Diagono Professional Acqua

Chronographe Suisse Cie Mangusta Supermeccanica Sottomarino

Lange reina en Ginebra

Indicación digital saltante de las horas y los minutos en el Zeitwerk.

Zeitwerk 'Luminous'

El Lange Zeitwerk ‘Luminous’ no sólo permite ver en la oscuridad las horas y los minutos saltantes de su esfera (tratados con Superluminova), sino que también muestra sus entrañas a través de un cristal de zafiro tintado. Gracias a su superficie traslúcida, los números reciben una precarga de luz que mejora su brillo en la oscuridad. El puente de plata en el que se abren las ventanas para los dígitos está bañado con PVD.

Más sobre A. Lange & Söhne.

Grande Complication N.º 42500

El blog puesto en marcha por la marca alemana para el salón cuenta la historia del reloj de bolsillo Grande Complication 42500. Jan Sliva, responsable del departamento de relojes de bolsillo históricos, recibió de un hombre que estaba de visita en la manufactura un modelo en muy mal estado. La pieza resultó ser única. Se trataba del reloj más complicado jamás fabricado por la casa. Fue vendido a un vienés en 1902 por la extraordinaria suma de 5.600 marcos, lo que por entonces costaba una casa solariega. Compuesto por 833 piezas, el mecanismo incluye sonería grande y pequeña, repetición de minutos, cronógrafo rattrapante y foudroyante, calendario perpeutuo y fases de la luna. El trabajo de reconstrucción fue ímprobo. El deterioro era tal, que resultaba muy difícil determinar la función de algunas de las piezas. Pese a todo, la empresa llegó a buen término.

Jan Sliva

Lange & Söhne expone el Grande Complication N.º 42500 en el SIHH, y el maestro relojero Jan Sliva confiesa ser consciente de que es uno de los pocos privilegiados que han tenido la ocasión de restaurar relojes de esta categoría. En el blog de la marca anuncian que van a difundir una entrevista con él.

Richard Mille se estrena en el SIHH

El RM 017 es un tourbillon extraplano. Su movimiento mide 4,65 milímetros de grosor. Lejos de los 3,5 milímetros del Emperador Tourbillon de Piaget (calibre 600P), pero notable en relojes tan aparatosos como los que fabrica Mille.

RM 017 Tourbillon

La caja rectangular (estrenada en el modelo RM 016) tiene unas medidas de 49,80 mm x 38,00 mm y 8,7 mm de grosor. Es de cuerda manual, con indicación de horas, minutos, segundos en el tourbillon, reserva de marcha (72 horas) y selector de funciones (manejadas a través del pulsador central situado en el eje de la corona). Su mecanismo se asienta sobre una platina de nanofibras de carbono (estrenada en el modelo experimental RM 006). Pero lo más innovador es que el pulsador central de la corona permite cambiar la hora sin afectar a la posición de la aguja de los minutos cuando se coloca en la posición de ajuste rápido.

A. Lange & Söhne, puntual

La casa alemana informa en su página web sobre las novedades que presenta en el Salón de Ginebra de manera ejemplar.

Ejemplar y relevante. Los tres modelos que forman la F. A. Lange Homage Collection introducen en el mercado relojero cajas fundidas en una nueva variedad de oro. Su color miel es inédito y su dureza duplica la del oro normal de 18 quilates (se sitúa por encima de los 300 Vickers). Cautiva también la pasión por la precisión que demuestra el Richard Lange ‘Referenzurh’. Este modelo de 40,5 milímetros de diámetro y 11,2 de grosor incorpora un sistema de puesta a cero de los segundos (ZERO-RESTART), con parada y reinicio de la marcha. Este mecanismo permite sincronizar el reloj con la hora de referencia de manera sencilla. El calibre L033.1 es de cuerda manual y tiene una reserva de marcha de 38 horas.

Estos son los modelos presentados el primer día de feria:

F. A. Lange Homage Collection: 1815 Moonphase, Turbograph 'Pour la Merité' y Lange 1 Tourbillon.

Lange 1 Daymatik: automático y con indicador retrógrado del día de la semana entre las 8 y las 10.

Saxonia Annual Calendar.

1815 Chronograph.

Little Saxonia: 34 milímetros de diámetro y cuerda manual.

Richard Lange 'Referenzurh': edición limitada, con puesta a cero y reinicio de la marcha de los segundos.

Lange Zeitwerk 'Luminous': el digital de Lange, ahora con visión nocturna (los números están recubiertos de Superluminova).

Grande Complication N.º 42500.

Marine Chronometer

Omega Marine Chronometer

«El reloj de pulsera más preciso del mundo». El Omega 2.4MHz Megaquartz Marine Chronometer fue presentado por la firma de Bienne en la feria de Basilea de 1970. Como explicaba Bill Sohne en 2001, de los diferentes modelos que se comercializaron mientras estuvo en producción, sólo los que montaban los calibres 1511  (Ref. ST 398.0836) y 1516 (Ref. ST398.0832) están certificados con el título de Cronómetro de Marina otorgado por el Observatorio Astronómico y Cronométrico de Neuchatel. Una distinción lograda después de que durante 63 días de pruebas, la variación máxima de su mecanismo nunca superara las dos milésimas de segundo al día. ¡Bendita precisión!

Calibre 1516

Exactitud que de forma no profesional (¿?) comprobó este estadounidense, feliz possedor de tres Omega Marine Chronometer, un cronómetro de navegación calibre 1525 y un X-33 de la primera generación. Después de un mes de meticuloso trabajo, constató que el más preciso de los cinco fue uno de los dos Marine Chronometer con calibre 1511, que sólo se adelantó dos décimas de segundo en los 30 días que duró la prueba.

Admirable belleza. Caja de acero de forma rectangular (32.5 mm x 49 mm) con bisel protector del vidrio, de oro de 14 quilates. Esfera negra, ventanilla del calendario a las seis, cristal de zafiro y brazalete de láminas de acero. Fue el primer reloj al que se pudo ajustar la hora (por un cambio de huso) sin que la operación afectara a los minutos y los segundos y también el primero que permitió una sincronización precisa de los segundos con las señales horarias. Las versiones de este modelo de la línea Constellation que no tienen la certificación cronométrica son las que albergan el calibre 1510. Se comercializaron dos: una de acero, bisel incluido (Ref. ST 396.0806); y otra de oro (Ref. BA 396.0806).

Un reloj que plantó cara a los japoneses con sus mismas armas; aunque no con el mismo precio: 1.850 dólares, en EE. UU., en 1976. Quien no pueda resistirse… (el reloj que se ofertaba en Chrono 24 ya no está a la venta).

El destino de Genta y Roth

Bvlgari completa la deglución de las marcas Gérald Genta y Daniel Roth. El consejero delegado del consorcio italiano del lujo, Francesco Trapani, asegura en un vídeo en la web de la marca que, como culminación del proceso iniciado hace diez años (fecha de la compra de ambas) y para situar a Bvlgari en la vanguardia de la fabricación de grandes complicaciones relojeras, ha decidido:

«…integrar los conocimientos punteros de las manufacturas Gérald Genta y Daniel Roth en Le Sentier, junto a la prestigiosa imagen de Bvlgari, que tiene un nombre poderoso en el mercado mundial del lujo. Conservando sus cualidades técnicas y estéticas, los relojes de Daniel Roth y Gérald Genta estarán desde ahora totalmente integrados en las colecciones de la marca Bvlgari. Esta alianza se materializará en los modelos nuevos en los que la marca Bvlgari incluirá los logotipos de Daniel Roth y Gérald Genta».

Trapani anuncia las nuevas creaciones para el próximo Salón de Basilea (18-25 de marzo). En la imagen congelada del vídeo se puede ver un Bvlgari horas saltantes con el logotipo de Genta en el centro del calendario, a las seis.

Daniel Roth

Gérald Genta

No es aventurado asegurar que tanto Roth como Genta son dos genios de la relojería del siglo XX. El primero es el artífice del renacimiento de Breguet. Gérald Charles Genta es el creador de relojes tan admirados como el Royal Oak, de Audemars Piguet; el Nautilus, de Patek Philippe; o el Ingenieur, de IWC (en el fragmento de entrevista de este enlace, no niega haber tenido algo que ver en la concepción del Overseas, de Vacheron Constantin).

Rolex Custom

Black Daytona. Ref. PB DAYTONA (White)

Black Dial. Ref. PXD DS3

Red Black Dial. Ref. PXD DS2

Las fotografías de los Rolex Daytona (Ref. 116520) que aparecen sobre estas líneas no han sido manipuladas con Photoshop.

La empresa que los vende se llama Project X Design. Es británica y declara ser líder en el mercado de las personalizaciones de relojes de lujo.

Ofrece tres tipos de modificaciones:

• Comprar en su web cualquiera de los relojes nuevos que personalizan: Rolex (sólo acero y acero/oro): GMT II, Explorer I y II, Yachtmaster (tres tamaños), Deep Sea, Submariner, Daytona y Milgauss. Panerai: PAM 183, PAM 210 y PAM 00005. A estos modelos se les pueden eliminar los salientes que protegen la corona; recubrir alguna de sus partes con tratamiento DLC (diamond like carbon); eliminar la lupa de la fecha; colocar un fondo de cristal de zafiro; esmaltar el bisel, el fondo o las agujas; grabar el fondo; y dar un acabado satinado a la caja y al brazalete.

Black Explorer

Black Deep Sea

• Recubrimiento completo (caja y brazalete) Black Carbon (DLC), con acabado satinado o pulido: sólo para Rolex Milgauss, Deep Sea y Daytona (el Submariner lo tienen agotado). Estos son los relojes disponibles de inmediato ya tratados con DLC.

• Ediciones limitadas y numeradas. Cada una consta de 24 unidades. Han fabricado tres diferentes del modelo Daytona y una del Submariner. Una estrategia de márquetin que está muy de moda en el mercado.

Prometen primera calidad. Por ejemplo, el Deep Sea con tratamiento completo Black Carbon cuesta dos mil euros más que el modelo original.

El Rolex Daytona de acero (Ref. 116520), sin personalizar por Project X Design:

To Marlon. Love Zsa Zsa

Vacheron Constantin, Nº. 617490, caja Nº. 342507, Ref. 4877

“To Marlon. Love Zsa Zsa. June 24, 1954”.

Gabor.

Brando.

Entre 2.100 y 3.500 euros fue el precio de salida de este Vacheron Constantin en la subasta de septiembre pasado de Antiquorum, en Nueva York. Una pieza para mitómanos. No parece mucho por este testimonio del cariño que Zsa Zsa Gabor sentía por Marlon Brando. La actriz húngara le regaló el reloj el día del estreno teatral de La ley del silencio. Ya no está tan de moda grabar mensajes en los relojes que se regalan. Bonita costumbre. Ahora muchos tienen el fondo acristalado.

Reverso del Nº. 617490

Caja de oro de 18 quilates, 32 milímetros de diámetro, 7 de grosor. Horas, minutos y segundos, en subesfera a las seis. Agujas e índices de oro amarillo. Esfera grabada con la técnica guilloché (las formas de un patrón repetidas varias veces).

Movimiento de cuerda manual calibre 1001, 17 rubíes, rodiado, puentes decorados, escape de áncora, volante monometálico, espiral plana. Esfera, caja y movimiento firmados.

Guilloché

Seiko Spacewalk

Seiko Spacewalk

Calibre Spring Drive 5R86

Los relojes utilizados en las misiones espaciales encierran una alegoría de la precisión. Tienen credibilidad. Podría decirse así. Más allá de las estrategias de márquetin, en algún momento pueden hacer un servicio relevante al usuario (se dice que Neil Armstrong no llevaba puesto su Omega Speedmaster durante el paseo lunar porque tuvo que dejarlo en la cápsula para sustituir uno electrónico que se había estropeado).

Resulta difícil no admirar el cuarzo y la electrónica cuando se aprecia la exactitud.

Seiko fabricó en 2008  el Spacewalk para el diseñador de videojuegos Richard Garriott. Garriott fue el sexto turista espacial en la Estación Espacial Internacional (ISS). La firma japonesa preparó el reloj para soportar no sólo el vuelo hasta la ISS abordo de la nave Soyuz TMA 13, sino también para ser utilizado en el espacio exterior. Para ello, desarrolló un órgano regulador (la parte del reloj que garantiza el isocronismo) nuevo denominado Try-synchro que mejora la precisión.

El modelo fue subastado por Antiquorum en Nueva York el pasado 17 de septiembre. Los organizadores quedaron muy satisfechos (¿?) con el precio alcanzado en la puja. Partía de una horquilla entre 5.600 y 8.500 euros.

La casa ha anunciado que a comienzos de este año pondrá a la venta una edición conmemorativa limitada a 100 ejemplares. La única diferencia prevista respecto al de Garriott es la corona, que será de rosca para salvaguardar la hermeticidad. El precio recomendado es de 28.000 dólares.

Pero han sido muchos los relojes espaciales… Sobre todo, rusos.

Heuer, de John Glenn, 1962

Shturmanskie, de Yuri Gagarin, 1961

Strella, soviético de 1965

Omega Speemaster Professional, 1969

Rolex GMT Master Ref. 1675, Apollo XIII, 1970

Breitling Cosmonaute, Mercury Aurora 7, 1962

Hi-Tech Cartier

Cartier ID ONE

Caja de niobio y titanio

No hay nada como hacer buenas compras. Cartier ha sido desde siempre el reino de la ensoñación, ese lugar donde nace la belleza, una belleza atrevida y vanguardista que atrae con la misma intensidad a los amantes del lujo y de la relojería. Poco importa que durante años sus relojes oscilaran con cuarzo, como recuerda Christophe Roulet en su artículo de la revista digital HH (publicación de la Fundación de la Alta Relojería, en francés e inglés), poco importa que no sea una de las manufacturas pata negra. Calidad, riesgo y buen gusto nunca han faltado en sus productos: pura sofisticación.

Desde que la firma parisina adquirió el departamento de I+D de Roger Dubuis, su consideración como creadores de movimientos de gama alta no ha dejado de crecer. Así lo atestiguan los tres tourbillon con movimiento mecánico de cuerda manual calibre 9452-MC comercializados entre 2008 y 2009.

El ID ONE es el primer prototipo (concept watch) que presenta Cartier en su historia. Como tal, es un modelo único que no está destinado a la venta. Eso que llaman un ‘escaparate tecnológico’. La filosofía que alumbra su principal innovación técnica es evitar el mantenimiento del reloj. Para ello recurre a materiales de alta tecnología para fabricar las piezas de su mecanismo (Cronomundi lo cuenta en la página del enlace que encabeza este párrafo). Proponen un reloj que no haya que llevarlo nunca al servicio técnico: no necesita regulación ni tampoco lubricación. Niobio y titanio para la caja, cristal de carbono para el volante y Zerodur® para la espiral.

El Master Compressor Extreme LAB, de Jaeger-LeCoultre exploró hace un tiempo este concepto.

Master Compressor Extreme LAB

City of Fine Watchmaking

Con ese título definen los organizadores el vigésimo Salón de Ginebra (SIHH 2010, del 18 al 22 de enero). Más o menos, ‘Ciudad de la alta relojería’ o  ‘Ciudad de los relojeros magníficos’. Parece adecuado. Entre el grupo Richemont (A.Lange & Söhne, Alfred Dunhill, Baume & Mercier, Cartier, IWC, Jaeger LeCoultre, Montblanc, Officine Panerai, Piaget, Ralph Lauren Watch & Jewelery Co, Roger Dubuis, Vacheron Constantin, Van Cleef & Arpels), Sowind (Daniel JeanRichard, Girard Perregaux), Audemars Piguet y Parmigiani Fleurier, reúnen la mayoría de las marcas más deseadas por los aficionados (no tanto por los coleccionistas, ya que no participan en la muestra ni Patek Philippe ni Rolex ni Breguet).

En este vigésimo aniversario se unen como expositores Greubel Forsey y Richard Mille, fabricantes tan exclusivos como el propio salón, que sigue reservado para profesionales y medios de comunicación del ramo.

Nelson Mandela y Anton Rupert.

El Salón de Ginebra siempre ha sido el reflejo de las tensiones internas de la industria relojera suiza. Desertar de la histórica cita de Basilea para tratar de ganarse a los públicos más elitistas fue lo que inspiró a sus promotores. Manufacturas como Breguet, Franck Muller, Daniel Roth, Bovet o Gérald Genta exhibieron en otro tiempo su trabajo en el salón. Pero sólo Audemars Piguet parece capaz de soportar con donaire el deslumbrante brillo de las marcas del grupo creado por Anton Rupert.

Las publicaciones españolas que figuran como media partners de la cita ginebrina (a fecha 11 de enero) son las revistas Cronos, Máquinas del Tiempo, Relojes & Estilográficas, Sólo Relojes, Revolution y The Best Joyas. Su trabajo dará cuenta de lo que allí suceda.

Cronos

R&E

Revolution

MDT

Relojes

Joyas

lo

418.392 horas después

Simplemente, todo esto empezó hace unas 418.300 horas. Recuerdo que cuando sólo habían transcurrido pocas más de 80.000 despertó mi interés por los relojes. Aquellos escaparates que me hacían soñar con ser el dueño algún día de un Seiko, un Omega o un Citizen… Quienes compartan esa nostalgia, quizá disfruten de los enlaces.

Omega Speedmaster Mark II. 1969

Omega Speedmaster Mark II. 1969. Ref. 145-014

Seiko 'Bullhead'. Años 70. Ref. 6138

Seiko Bullhead. Años 70. Ref. 6138

Citizen Bullhead Chronograph. Años 70. Ref. 8110

Citizen Bullhead Chronograph. Años 70. Ref. 8110