Seikos

Seikos.

Disculpen la urgencia y el tono. Se trata solo de compartir una imagen. Un desahogo estético que, una vez más, nace de la nostalgia. En ocasiones me siento incapaz de vigilar el fiordo. Lamento cualquier interrupción.

Seiko Spacewalk

Seiko Spacewalk

Calibre Spring Drive 5R86

Los relojes utilizados en las misiones espaciales encierran una alegoría de la precisión. Tienen credibilidad. Podría decirse así. Más allá de las estrategias de márquetin, en algún momento pueden hacer un servicio relevante al usuario (se dice que Neil Armstrong no llevaba puesto su Omega Speedmaster durante el paseo lunar porque tuvo que dejarlo en la cápsula para sustituir uno electrónico que se había estropeado).

Resulta difícil no admirar el cuarzo y la electrónica cuando se aprecia la exactitud.

Seiko fabricó en 2008  el Spacewalk para el diseñador de videojuegos Richard Garriott. Garriott fue el sexto turista espacial en la Estación Espacial Internacional (ISS). La firma japonesa preparó el reloj para soportar no sólo el vuelo hasta la ISS abordo de la nave Soyuz TMA 13, sino también para ser utilizado en el espacio exterior. Para ello, desarrolló un órgano regulador (la parte del reloj que garantiza el isocronismo) nuevo denominado Try-synchro que mejora la precisión.

El modelo fue subastado por Antiquorum en Nueva York el pasado 17 de septiembre. Los organizadores quedaron muy satisfechos (¿?) con el precio alcanzado en la puja. Partía de una horquilla entre 5.600 y 8.500 euros.

La casa ha anunciado que a comienzos de este año pondrá a la venta una edición conmemorativa limitada a 100 ejemplares. La única diferencia prevista respecto al de Garriott es la corona, que será de rosca para salvaguardar la hermeticidad. El precio recomendado es de 28.000 dólares.

Pero han sido muchos los relojes espaciales… Sobre todo, rusos.

Heuer, de John Glenn, 1962

Shturmanskie, de Yuri Gagarin, 1961

Strella, soviético de 1965

Omega Speemaster Professional, 1969

Rolex GMT Master Ref. 1675, Apollo XIII, 1970

Breitling Cosmonaute, Mercury Aurora 7, 1962

418.392 horas después

Simplemente, todo esto empezó hace unas 418.300 horas. Recuerdo que cuando sólo habían transcurrido pocas más de 80.000 despertó mi interés por los relojes. Aquellos escaparates que me hacían soñar con ser el dueño algún día de un Seiko, un Omega o un Citizen… Quienes compartan esa nostalgia, quizá disfruten de los enlaces.

Omega Speedmaster Mark II. 1969

Omega Speedmaster Mark II. 1969. Ref. 145-014

Seiko 'Bullhead'. Años 70. Ref. 6138

Seiko Bullhead. Años 70. Ref. 6138

Citizen Bullhead Chronograph. Años 70. Ref. 8110

Citizen Bullhead Chronograph. Años 70. Ref. 8110