Mikrorevolution

Mikros, de TAG Heuer.

Pura admiración técnica. Las empresas crecen cuando innovan. Innovan cuando permiten crecer a quienes forman parte de ellas, en la mayoría de las ocasiones porque, quienes forman parte de ellas, transforman la fe en sí mismos en ideas audaces.

Todo suena a calculada teoría de escuela de negocios. ¡Qué le vamos a hacer!

A simple vista, parece que eso es lo que ha pasado en TAG Heuer. Una empresa que durante años parecía que siempre caminaba sobre la misma baldosa (recuerden aquello de la maquinaria Seiko), pero que ahora ha decidido hacer honor a su nombre y fabricar relojes de vanguardia.

A quienes interese el asunto, recomiendo el artículo de Ernest Valls en el último número (39) de la revista MDT. A quien aprecie esta marca, le resultará gratificante visitar la web calibre11.com, todo TAG Heuer contado con precisión.

En esa página también puede verse el TAG Heuer Mikrotourbillon S.

TAG Heuer Mikrotourbillon S.

La precisión mecánica. Un anhelo noble, honrado. Quizá esté entre esos que hacen mejor a la Humanidad.

Así contaron la noticia en la pasada Feria de Basilea.

Fracciones

TAG Heuer cuida mucho su imagen de marca técnicamente vanguardista. Techniques d’Avant Garde (TAG) está unida a la firma relojera Heuer desde mediados de la década de los 80 del siglo pasado. El cronometraje es, desde hace casi un siglo, su seña de identidad más característica. En el último salón de Basilea han presentado el modelo Heuer Carrera Mikrograph, un cronógrafo mecánico que mide centésimas de segundo. Pero no viene solo.

Heuer Carrera Mikrograph 1/100ª y TAG Heuer Mikrotimer Flying 1000, que registra milésimas de segundo.

Le acompaña el cronógrafo TAG Heuer Mikrotimer Flying 1000, un reloj mecánico experimental que registra milésimas de segundo. El Carrera Mikrograph es un cronógrafo mecánico de pulsera con rueda de pilares integrada capaz de medir centésimas de segundo con su aguja central saltante. Combina dos escapes que vibran respectivamente a 28.800 (el del reloj) y 360.000 alternancias por hora (el del cronógrafo). El reloj tiene una reserva de marcha de 42 horas; la del cronógrafo es de 90 minutos. Se trata de una edición limitada a 150 piezas, que cuesta 37.000 euros.

Maquinarias de los dos cronógrafos Heuer vistas a través de sus fondos de cristal de zafiro. Ambos llevan dos escapes independientes.

El modelo experimental Mikrotimer Flying 1000 es el primer cronógrafo mecánico de pulsera del mundo capaz de medir e indicar la 1/1000ª de segundo. Su órgano regulador oscila a una velocidad de 3.600.000 alternancias por hora. Es una pieza única.

La precisión en la medición de la fracción de tiempo más pequeña forma parte del ADN de TAG Heuer. El Mikrograph de 1916 fue el primer artilugio mecánico de la historia capaz de medir centésimas de segundo. El Microtimer de cuarzo de 2002 medía milésimas de segundo. Un mecanismo que también lleva el reloj reversible (mecánico de cuerda manual por una cara y de cuarzo, por la otra) Monaco Sixty Nine. Con mecanismo de cuarzo, el mérito no es el mismo; pero es TAG Heuer quien no duda en comecializarlos.

Microtimer. Ref. CS111C. FT6003.

TAG Heuer Monaco Sixty Nine. Ref. CW9110.FC6177.

Al entrenador del Real Madrid José Mourinho se le ha visto con cierta frecuencia con estos dos últimos modelos en la muñeca.

Mou, con el Microtimer.

Mou, con el Monaco Sixty Nine.

Pendulum

TAG Heuer presenta en el Salón de Basilea su reloj experimental Grand Carrera Pendulum. Como de costumbre, su funcionamiento lo explica con singular claridad Jordic en los foros de Cronomundi.

Se trata del primer movimiento mecánico (no utiliza componentes electrónicos) sin muelle en forma de espiral. En los relojes mecánicos, el órgano regulador (escape de áncora) incluye un muelle en forma de espiral que, unido a un volante, oscila alternativamente en una frecuencia determinada para garantizar el isocronismo. Debe oscilar con precisión (fracciones de tiempo idénticas) y de forma estable.

La invención de TAG Heuer recibe su nombre del reloj de péndulo creado por Huygens en 1657. Fue Christiaan Huygens quién inventó la espiral en ese año, inspirándose en Galileo. Desde entonces, el órgano regulador de todos los relojes mecánicos se ha basado en un sistema de torsión compuesto por volante y espiral. El muelle espiral, una cinta enroscada de fina aleación metálica, proporciona el par de fuerza necesario para que el volante oscile y regule su frecuencia.

Escape de áncora del Pendulum, en el que el muelle en forma de espiral que hace posibles las oscilaciones isocrónicas ha sido sustituido por un campo magnético generado por cuatro imanes.

El Pendulum Concept reemplaza la espiral por un campo magnético formado por cuatro imanes que generan las oscilaciones del volante. Los ingenieros de TAG aseguran que «no hay pérdida de amplitud y la frecuencia del movimiento puede modularse en un espectro muy extenso sin sobrecargar el suministro de energía. El resultado es un aumento significativo de la precisión (división del tiempo) y del rendimiento (exactitud y estabilidad de la frecuencia)».

La frecuencia de oscilación es de 43.200 alternancias / hora
(6 herzios), sólo alcanzada antes en un reloj mecánico por Audemars Piguet en su calibre 2908 con escape Audemars Piguet.

Maquinaria del Jules Audemars con escape AP.

Maradona, embajador

Ah, el marketing… ¡esa alquimia de los tiempos modernos!
Esta vez la palabra que encaja con la historia ha corrido peor suerte: prescriptor no es un término recogido en el diccionario de la Academia. Ya saben, esa persona que recomienda un producto sin tener capacidad para decidir la compra. Muchas empresas contratan famosos para tratar de convencer a los consumidores de que vale la pena comprar lo que venden. El anhelo de parecerse a ellos hace el resto.

Tiger Woods, con un TAG Heuer.

IWC GST Jan Ullrich (Ref. 3715).

El ciclista alemán Jan Ullrich.

En ocasiones el personaje elegido para favorecer la imagen del producto termina perjudicándola. La vida da muchas vueltas…
A veces los caminos mejor trazados se tuercen. Cualquiera puede entenderlo.

Hublot Big Bang Maradona (Ref. HUB1146).

Diego Armando, con el reloj en la muñeca.

Escoger el más tortuoso como punto de partida es un riesgo que Jean-Claude Biver habrá calculado.

Relojes de lujo en Internet

World Watch Report 2010

La alta relojería tiene tirón en la Red. Las búsquedas de relojes de lujo en Internet crecieron el 14% en 2009. El estudio de mercado de IC-Agency para la revista Europa Star desvela que el ineterés del público por la relojería de calidad en Internet desafía con éxito la crisis económica. Han analizado 500 millones de búsquedas de 25 marcas de relojes en 10 mercados (Brasil, Rusia, India, China, Japón, EE. UU., Gran Bretaña, Italia, Alemania y Francia). Las marcas han sido agrupadas en cuatro categorías:

Alta relojería: Audemars Piguet, Blancpain, Breguet, Girard- Perregaux, Jaeger-LeCoultre, Patek Philippe, Vacheron Constantin, Franck Muller, Zenith e IWC.
Relojes-joya femeninos: Bvlgari, Cartier, Chopard y Piaget.
Marcas de prestigio: Breitling, Hublot, Omega, Rolex y TAG Heuer.
Marcas de alta gama: Baume & Mercier, Ebel, Longines, Montblanc, Raymond Weil y Rado.

El estudio concluye que los internautas se interesan por modelos con un valor medio de 10.200 euros, que Facebook se ha consagrado como el lugar de encuentro de los aficionados (300.000 están suscritos a las diferentes páginas de las marcas), y que los mercados de los países emergentes (Brasil, Rusia, India y China) son los que más crecen (ya suponen el 12% de las búsquedas).

En la categoría de alta relojería, quienes más aumentan son Blancpain (+115%), Jaeger-LeCoultre (+114%) y Audemars Piguet (+81%). La mayor caída en el número de búsquedas la registra Zenith (-51%). La categoría la lidera IWC, que acapara el 24,7% del total, con cinco modelos entre los diez primeros. De los 120 modelos analizados en la categoría, éstos son los líderes (% de búsquedas):

JLC Reverso

AP Royal Oak

IWC Portugués

  1. Jaeger-Le Coultre Reverso………………………..8,2
  2. Audemars Piguet Royal Oak………………………7,1
  3. IWC Portugués…………………………………………..6,3
  4. IWC Aquatimer…………………………………………..5,4
  5. IWC Pilot…………………………………………………….4,9
  6. Zenith El Primero……………………………………….4,6
  7. Zenith Defy…………………………………………………4,2
  8. Blancpain Leman………………………………………..4,1
  9. IWC Ingenieur……………………………………………3,8
  10. IWC Portofino…………………………………………….3,5

Los 10 relojes más buscados del conjunto del estudio son:

Omega Seamaster

Omega Speedmaster

Rolex Submariner

  1. Omega Seamaster…………………………………….10,6
  2. Omega Speedmaster………………………………….5,1
  3. Rolex Submariner……………………………………….4,4
  4. Rolex Daytona…………………………………………….4,1
  5. TAG Heuer Carrera……………………………………..4,0
  6. TAG Heuer Aquaracer…………………………………3,6
  7. Rolex Datejust…………………………………………….3,5
  8. Cartier Tank………………………………………………..3,0
  9. Omega Constellation………………………………….2,9
  10. TAG Heuer F1………………………………………………2,8

Entre los prescriptores (famosos que anuncian el producto) reina Tiger Woods (TAG Heuer, que ha suspendido temporalmente su colaboración con la estrella del golf por sus problemas matrimoniales), con el 25,8% de las búsquedas. En segundo lugar se coloca la actriz india Aishwarya Rai (Longines), con el 9,8% y, en tercero, Nicole Kidman (Omega), con el 5,5%.

Por último, quien más fans tiene en Facebook es Hublot (56.000), seguida de Cartier y TAG con 44.500 y 36.600, respectivamente. En alta relojería, las marcas con más seguidores son IWC (8.500), Audemars Piguet (5.600) y Vacheron Constantin (3.300).

Seiko Spacewalk

Seiko Spacewalk

Calibre Spring Drive 5R86

Los relojes utilizados en las misiones espaciales encierran una alegoría de la precisión. Tienen credibilidad. Podría decirse así. Más allá de las estrategias de márquetin, en algún momento pueden hacer un servicio relevante al usuario (se dice que Neil Armstrong no llevaba puesto su Omega Speedmaster durante el paseo lunar porque tuvo que dejarlo en la cápsula para sustituir uno electrónico que se había estropeado).

Resulta difícil no admirar el cuarzo y la electrónica cuando se aprecia la exactitud.

Seiko fabricó en 2008  el Spacewalk para el diseñador de videojuegos Richard Garriott. Garriott fue el sexto turista espacial en la Estación Espacial Internacional (ISS). La firma japonesa preparó el reloj para soportar no sólo el vuelo hasta la ISS abordo de la nave Soyuz TMA 13, sino también para ser utilizado en el espacio exterior. Para ello, desarrolló un órgano regulador (la parte del reloj que garantiza el isocronismo) nuevo denominado Try-synchro que mejora la precisión.

El modelo fue subastado por Antiquorum en Nueva York el pasado 17 de septiembre. Los organizadores quedaron muy satisfechos (¿?) con el precio alcanzado en la puja. Partía de una horquilla entre 5.600 y 8.500 euros.

La casa ha anunciado que a comienzos de este año pondrá a la venta una edición conmemorativa limitada a 100 ejemplares. La única diferencia prevista respecto al de Garriott es la corona, que será de rosca para salvaguardar la hermeticidad. El precio recomendado es de 28.000 dólares.

Pero han sido muchos los relojes espaciales… Sobre todo, rusos.

Heuer, de John Glenn, 1962

Shturmanskie, de Yuri Gagarin, 1961

Strella, soviético de 1965

Omega Speemaster Professional, 1969

Rolex GMT Master Ref. 1675, Apollo XIII, 1970

Breitling Cosmonaute, Mercury Aurora 7, 1962