B&R

Si bien Panerai es probablemente el mayor éxito del marketing relojero de todos los tiempos (convertir una fábrica de relojes para buzos militares en una de las marcas más deseadas de la relojería de lujo no es cualquier cosa), quienes probablemente más se han acercado a ese modelo de negocio con acierto han sido Bruno Belamich y Carlos A. Rosillo.

Al igual que Officine Panerai, Bell&Ross encarna un modelo de negocio digno de formar parte de los ejemplos que se enseñan en las escuelas del ramo. Todo lo han hecho bien. Su posición en el mercado partiendo de la nada así lo refrenda. Probablemente, han sido capaces de acertar en lo más complicado: diseñar relojes que seducen a muchas personas de cualquier condición y nacionalidad.

A estos no hay que explicarles nada sobre cuál es su ‘target’. Prácticamente no fallan una.

La reinterpretación presentada en Basilea del modelo de horas saltantes que en 2002 encargaron a Vincent Calabrese es subyugadora.

B&R WW1 Horas saltantes de oro rosa

Movimiento mecánico de cuerda automática. Hora saltante. Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘con motivos ‘Côtes de Genève’’.
Funciones: indicación de las horas en ventanilla a las 12; de los minutos, aguja central; y reserva de marcha a las 6 horas.
Caja: 42 mm de diámetro, de oro rosa de 18 quilates. Cristal de zafiro antirreflejos. Fondo de zafiro.
Hermeticidad: 100 m
Edición limitada a 50 unidades (25, la versión de platino).
Precio: 19.000 euros (29.000, la edición de platino).

Lo bordan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s