X Fathoms

‘Mechanical depth gauge’ o indicador mecánico de profundidad. Ese es el reto técnico que Blancpain ha decidido enfrentar con su nuevo modelo submarino X Fathoms. El indicador mecánico mide la profundidad en función de la presión hidrostática.

La membrana del profundímetro se encuentra en el fondo del reloj.

Los indicadores mecánicos de profundidad no tiene la precisión de los sistemas electrónicos. Como suele ser norma en el mundo de la alta relojería, el reto de los fabricantes es alcanzar la máxima precisión con sistemas estrictamente mecánicos.

La membrana del medidor de profundidad del X Fathoms está fabricada en una aleación de ‘metal amorfo’ que, según Blancpain, es el material ideal para este fin por sus propiedades elásticas y por su resistencia a la deformación constante.

La marca de Le Brassus asegura que esta opción permite reducir el espesor de la membrana a la mitad en comparación con el acero y ganar en sensibilidad y precisión. También permite evitar el riesgo de formación de microfisuras, dada la estabilidad de la aleación. Sin embargo, confiesan que «la naturaleza no lineal de la deformación de la membrana tuvo que ser corregida. La ingeniosa solución a este problema vino dada por el dentado asimétrico del piñón y la cremallera que compensan la curva de deformación de la membrana. La calibración individual de cada X Fathoms garantiza la máxima precisión de los datos sobre la profundidad».

Indicadores y funciones del X Fathoms.

Blancpain sostiene que su precisión en la escala de 0-15 m es de ± 30 cm. Una precisión que también persigue su maquinaria automática equipada con tres barriletes que le aseguran una reserva de marcha de cinco días. El mecanismo de regulación de la marcha del reloj incluye espiral de silicio, material inalterable frente a las perturbaciones magnéticas.

Símbolo nuclear en la esfera del Fifty Fathoms de 2010.

El X Fathoms es resistente al agua hasta 300 metros. Cuenta con una válvula de descompresión de helio para buceo de saturación y su bisel giratorio unidireccional mantiene el estilo gráfico de hace 60 años. También rinde homenaje al modelo original de 1953 reproduciendo en el fondo el icono de NO RADIACIÓN, un guiño al pasado que Blancpain ya había hecho en la reedición de 2010 del modelo Fifty Fathoms.

Con este lanzamiento la marca del Grupo Swatch se une a IWC, Jaeger Le Coultre y Favre Leuba que en los últimos años han lanzado al mercado modelos con profundímetro mecánico.

IWC Deep One.

IWC Deep Two.

JLC Master Compressor.

Fabre Leuba Bathy V.2.

Panerai Submersible Depth Gauge (PAM 193).

Como hemos comentado, en términos de precisión, los profundímetros electrónicos son, en general, más eficaces que los mecánicos. Quizá por eso Panerai optó por integrar un profundímetro electrónico en un reloj mecánico. La firma del grupo Richemont ha comercializado dos versiones de su modelo con profundímetro electrónico, el PAM 193 y el 307. Se trata de un reloj sumergible hasta 120 metros. El PAM 307 es una edición limitada a 500 unidades que fue dedicada en 2008 a la expedición Pangea, del aventurero Mike Horn. Su esfera es azul y el tratamiento luminiscente de sus índices y manecillas es de Super-LumiNova (no radiactiva). En cambio, la esfera del PAM 193 es negra y sus índices están tratados con tritio, que es un isótopo radiactivo del hidrógeno.

No son estos los primeros relojes en la historia que incorporan esta complicación. Les precedieron varios modelos en la década de los 60 del pasado siglo. Cualquier interesado puede disfrutar de ellos en este interesante enlace de la Zona Abisal del Foro de Relojes.

No se ha desvelado el precio del X Fathoms de Blancpain. Como referencia, podemos recordar que el JLC Master Compressor Diving Pro Geographic cuesta unos 19.500 euros.

Blancpain X Fathoms.

Índices y manecillas luminiscentes.

Hebilla de doble clavija.

Anuncios